Las autoridades han hecho poco hasta el momento para reducir los índices de impunidad (Foto: Cuartoscuro)
Las autoridades han hecho poco hasta el momento para reducir los índices de impunidad (Foto: Cuartoscuro)

La opacidad en México por delitos como homicidios dolosos y desapariciones genera un costo estimado de 422, 390 millones de pesos al año, de acuerdo con un estudio del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO).

Solamente los homicidios cometidos entre 2007 y 2018, provocaron una pérdida económica de al menos 135,000 millones, lo que genera una caída en la tasa de crecimiento del PIB de hasta 12% para 2050, de acuerdo con el reporte

Los investigadores explicaron que de continuar así, para 2050 el costo ascendería a 8.7 billones de pesos, lo que significaría una pérdida de 13% del Producto Interno Bruto (PIB).

La impunidad relacionados con homicidios desapariciones y desplazamientos forzados genera costos por la pérdida salarial de las personas desaparecidas, por búsqueda de personas, por costo de la esperanza de vida, por impacto a la actividad económica y por las afectaciones a nivel educativo de los jóvenes.

La impunidad es uno de los principales males en México (Foto: costos de la impunidad)
La impunidad es uno de los principales males en México (Foto: costos de la impunidad)

Tener una peor calidad institucional que Costa Rica nos cuesta cada año 422,390 millones de pesos (0.579% del PIB). Para 2030, si no se perpetra ni un asesinato más, habremos perdido 1.8 billones de pesos en comparación con una senda de crecimiento donde no hay asesinatos ni desaparecidos. Finalmente, hacia 2050 el costo ascendería a 8.7 biilones de pesos (13% menos PIB que en un México sin muertos ni desaparecidos por el narco. Este es el costo de la falta de efectividad de nuestro gobierno”, señala el estudio.

Los autores del estudio señalan que el objetivo del documento es hacer una estimación del costo económico de la impunidad, pero que dado que la impunidad abarca un gran número de conductas criminales, solo se acotan a los costos de la impunidad a aquellos relacionados con homicidios, desapariciones y desplazamientos forzados durante la llamada “Guerra contra el Narco”, que emprendió el ex presidente Felipe Calderón.

Señalaron que el aumento de 10 homicidios por cada 100 mil habitantes relacionado con la guerra contra el crimen organizado provocó una caída del 0.62% del PIB, aunado a que la tasa de crecimiento se contrajo en 0.25 puntos porcentuales cada año.

En el caso de los desplazamientos, el estudio plantea que no están claros los costos sobre la población desplazada, aunque generan impactos económicos como pérdida de empleo, pérdida de patrimonio y gastos asociados a procesos jurídicos como abogados.

El estudio del Iteso indica que la impunidad cuesta 1,157 millones de pesos al día (Foto: costos de la impunidad)
El estudio del Iteso indica que la impunidad cuesta 1,157 millones de pesos al día (Foto: costos de la impunidad)

Por cada punto porcentual que se lograra disminuir la impunidad en un estado determinado se tendrían, en promedio, hasta 173 personas desaparecidas y hasta 182 víctimas de desplazamiento forzado menos al año”, se indicó.

En este contexto, el documento menciona que en caso de que los índices de impunidad en el país se hubieran reducido alrededor de 10% entre el 2007 y el 2018 se habrían prevenido unas 20,760 desapariciones, alrededor de 56% del total de las desapariciones registradas en el periodo.

"Estas desapariciones generaron un costo de 10,226 millones de pesos en pérdida salarial, lo cual equivale al 0.0138% del PIB anual”, se señaló.

Por otra parte, sobre los asesinatos, el estudio indicó que son factor para la desaceleración económica de México.

De acuerdo con el estudio, entre 2010 y 2016, Guerrero se ubicó en el primer lugar de los estados con mayor impunidad con 97.5%, mientras que Baja Californi obtuvo el más bajo nivel de impunidad, con un promedio de 91.9%. La impunidad en México, en dicho periodo, varió entre 92% y 97.5%.

Para llegar a la cifra se tomaron tres etapas, la primera analiza la literatura en torno a los costos de la violencia criminal desde 2006, la segunda estima los costos económicos de las pérdidas de vidas y la tercera etapa, realiza el cálculo de algunas pérdidas económicas a partir de los hallazgos de la primera y segunda.