El muralista mexicano, Rufino Tamayo (Foto: Especial)
El muralista mexicano, Rufino Tamayo (Foto: Especial)

Rufino Tamayo es uno de los pintores mexicanos más reconocidos a nivel mundial. Su talento le permitió conjugar el arte prehispánico con las vanguardias internacionales para así generar una nueva tendencia plástica.

Nació el 25 de agosto de 1899 en Tlaxiaco, Oaxaca, sin embargo, a él le gustaba celebrar su cumpleaños el día 26, que hasta la fecha se tiene como el día de la efeméride. Para conmemorar su nacimiento, se presenta una muestra de algunas de sus obras más emblemáticas.

El día y la noche, 1954 (Foto: Museotamayo.org)
El día y la noche, 1954 (Foto: Museotamayo.org)

Pintó más de 1,300 óleos, entre los que se encuentran los 20 retratos de su esposa Olga, con quien estuvo casado durante 57 años; realizó 465 obras gráficas, como litografías y mixografías, 350 dibujos y 20 murales, así como un vitral.

Homenaje a Benito Juaréz, 1932 (Foto: Museotamayo.org)
Homenaje a Benito Juaréz, 1932 (Foto: Museotamayo.org)

Algunas de sus obras más importantes se encuentran en el Palacio de Bellas Artes, el Museo Nacional de Antropología, en el Dallas Museum of Cine Arts, en la Biblioteca de la Universidad de Puerto Rico y en la sede de la UNESCO, en París.

Sandías, 1968 (Foto: Museotamayo.org)
Sandías, 1968 (Foto: Museotamayo.org)

Su nombre real era Rufino del Carmen Arellanes Tamayo. Sin embargo, ante la ausencia de su padre, quien lo abandonó a los 11 años, decidió eliminar el primer apellido de su nombre. Era de familia humilde, pues su padre fue zapatero y su madre costurera.

Ingresó a la Academia de Bellas Artes de San Carlos en la Ciudad de México en 1915, pero abandonó los estudios y se hizo autodidacta.

La gran galaxia, 1978 (Foto: Museotamayo.org)
La gran galaxia, 1978 (Foto: Museotamayo.org)

A diferencia de Diego Rivera, Alfaro Siqueiros y Clemente Orozco, este artista optó por hacer una pintura más libre de mensajes políticos. Su decisión causó el reclamo de la gente de la época, pues el muralismo fue una corriente artística asociada a la revolución y el cambio social. Los murales que realizó representan escenas del México tradicional.

Carnaval, 1936 (Foto: Museotamayo.org)
Carnaval, 1936 (Foto: Museotamayo.org)

En la década de los cuarenta se fue a vivir a Nueva York, donde estuvo influenciado por artistas tan prominentes como Picasso, Matisse y Braque. Con tan sólo 27 años consiguió exhibir su obra en el Art Center.

Retrato de Olga, 1962 (Foto: Museotamayo.org)
Retrato de Olga, 1962 (Foto: Museotamayo.org)

Se casó con Olga Flores Zárate  en 1934. Ella era pianista y fueron una de las parejas más emblemáticas del siglo XX, aunque no tuvieron descendencia. Cuenta la historia que se conocieron en la Escuela Nacional de Música, donde Tamayo estaba pintando su mural "El canto y la música"; Olga se acercó para decirle que no le gustaba su pintura y él le pidió que no lo interrumpiera. Al día siguiente le llevó un arreglo de flores y dulces.

Retaro Conyugal, cuadro de 1981 (Foto: Museotamayo.org)
Retaro Conyugal, cuadro de 1981 (Foto: Museotamayo.org)

Junto a Lea Remba, creó la mixografía, una técnica gráfica que consta de una impresión sobre papel a la que se le añade profundidad y textura. Su pieza más famosa con esta técnica es "Dos personajes atacados por perros".

Dos personajes atacados por perros, 1983 (Foto: Museotamayo.org)
Dos personajes atacados por perros, 1983 (Foto: Museotamayo.org)

Fue Doctor Honoris Causa por la Universidad de Manila en 1974; por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en 1978; por la de Berkeley en 1982; por la Universidad del Sur de California en 1985; y por la Veracruzana en 1991.

Su obra más cara es "Trovador", cuadro que se vendió en 2008 por USD 7.2 millones.

Trovador, 1945 (Foto: Museotamayo.org)
Trovador, 1945 (Foto: Museotamayo.org)

Contrario a lo que se cree, el Museo Rufino Tamayo no expone sus obras, pues se enfoca exclusivamente al arte contemporáneo. Aún así, debido a que en 1981 este museo se creó en honor al artista, sus restos mortales si se encuentran en un nicho dentro del propio museo.

El mayor número de piezas de Tamayo se encuentran expuestas en el Museo de Arte Moderno de la Ciudad de México.

Perro ladrándole a la luna, 1988 (Foto: Museotamayo.org)
Perro ladrándole a la luna, 1988 (Foto: Museotamayo.org)