Este sábado 23 de febrero y domingo 24 se llevará a cabo la subasta de los vehículos oficiales que han sido confiscados por el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE) y que tendrá como sede de la Base Aérea Militar número 1 de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) en el municipio de Zumpango.

En la también llamada Base de Santa Lucía, donde será construido el nuevo aeropuerto, se han acomodado los lotes de más de 200 autos que serán ofrecidos al público en general, hasta el día de ayer se habían inscrito previamente 548 personas.

Se orfertan 71 camionetas Captiva, Suburban y Taho, algunas de ellas con blindaje o semiblindaje, Mercedes Benz, Corvette y otros autos de lujo, el objetivo es recaudar 100 millones de pesos que se destinarán a la Guardia Nacional.

También se ofertarán siete tractocamiones Kenworth y Volvo; 23 camionetas Pickup; nueve automóviles compactos; 30 motocicletas de las marcas BMW y Harley Davison.

Entrarán a la puja 12 camiones de carga, cisterna y volteo; así como dos tractores agrícolas New Holland; dos autobuses Volvo y cinco remolques.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, informó en su conferencia matutina, el día de ayer que también en el mes de abril se venderán 54 aeronaves y se incluirán algunos de los que tienen los gobernadores.

"No es quitárselos, nosotros no nos podemos meter en estas decisiones, pero sí los gobernadores", mencionó López Obrador.

El mandatario mexicano informó de otro lote de 66 vehículos de lujo, a los que también coloquialmente ha llamado llamados "fifís", fueron confiscados por la Secretaría de Hacienda por formar parte en actos ilícitos.

"Era una bodega que se encontró. Me informaron que existían, son 100 millones de pesos los que hay ahí, por lo bajo. Estos tienen que ver con Hacienda, son recogidos por Hacienda de ilícitos, pero la mayor parte de los 66 son de lujo", señaló el político tabasqueño.

Finalmente, López Obrador indicó que en un futuro se pondrán a la venta residencias, ranchos, relojes y alhajas. Señaló que los recursos que se obtengan serán destinados a los programas de bienestar y a la Guardia Nacional.

"Vamos luego con residencias ranchos, alhajas y todo se va a subastar porque necesitamos recursos para los programas de bienestar, regresar todo esto a la gente, y necesitamos recursos también para la Guardia Nacional. Ayúdenos a hacer la difusión para que estén buenas las ventas y recaudemos", abundó el presidente.

Son vehículos que estuvieron bajo el mandato de la Oficina de la Presidencia de la República, principalmente durante los sexenios de los entonces presidentes Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.