Transparencia Internacional dio a conocer los resultados de su Índice de Percepción de la Corrupción. (Foto: Transparencia Internacional)
Transparencia Internacional dio a conocer los resultados de su Índice de Percepción de la Corrupción. (Foto: Transparencia Internacional)

México, otra vez, cayó en el Índice de Percepción de la Corrupción que elabora la organización Transparencia Internacional.

En su edición 2018, que corresponde al último año de gobierno de Enrique Peña Nieto, el país obtuvo una calificación de 28 puntos, colocándose en el lugar 138 de una lista de 180 países.

Eso significó una caída de tres lugares respecto del año anterior y coloca a México como el país más corrupto entre los miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), y del G-20 junto con Rusia.

El lugar de México en la tabla del G-20. (Foto: Transparencia Internacional)
El lugar de México en la tabla del G-20. (Foto: Transparencia Internacional)

En el continente americano, México se ubica al final de la tabla, apenas por encima de Guatemala y Nicaragua, que enfrentan severas crisis de gobernabilidad democrática.

El Índice de Percepción de la Corrupción utiliza una escala de cero a cien, en la que cero equivale a un país muy corrupto y 100 a uno muy transparente.

El resultado para México de su edición 2018 confirma la tendencia que ha seguido el país desde 2012. Ese año, el país obtuvo una calificación de 34, que bajó a 31 en 2015, a 3o en 2016 y a 29 en 2017.

Es decir, la corrupción creció en los 6 años de gobierno de Peña Nieto, y así lo evidencia la caída constante de México en la tabla de países evaluados por Transparencia Internacional.

Desde el gobierno de Calderón y con Peña Nieto, creció la percepción de la corrupción en México. (Foto: Cuartoscuro)
Desde el gobierno de Calderón y con Peña Nieto, creció la percepción de la corrupción en México. (Foto: Cuartoscuro)

En ese periodo, México pasó del lugar 105 de una tabla de 176 países evaluados en 2012 al lugar 138 de la lista de 180 que TI evaluó en 2018.

Pero la tendencia se remonta al sexenio de Felipe Calderón. En su primer año de gobierno, en 2012, México estaba en el sitio 70 de 163 países analizados por TI, y al final de su gobierno el país ocupó el lugar 105 de 176 países considerados en la evaluación.

En los resultados de su más reciente reporte, México compartió posición con países como Irán, Guinea, Rusia, Papúa, Nueva Guinea y Líbano.

El fracaso de las políticas anticorrupción

El Índice de Percepción de la Corrupción 2018 viene acompañado de un análisis de Transparencia Mexicana –capítulo local de Transparencia Internacional.

En este destaca que la falta de una política anticorrupción y de resultados en su combate son factores que definen la caída de México en la calificación.

Transparencia Mexicana identifica que "el grueso de las medidas adoptadas por este país es de carácter preventivo, y muchas de ellas han resultado ineficaces".

En contraste, anota, "un número limitado de las acciones anticorrupción en México conducen a la sanción, la recuperación de activos robados o la reparación del daño a las víctimas".

La organización encabezada por Eduardo Bohórquez llama la atención sobre el fracaso en el desmantelamiento de las redes de corrupción y de las políticas que las protegen.

La llamada “casa blanca” fue uno de los más sonados escándalos de corrupción en México. (Foto: Especial)
La llamada “casa blanca” fue uno de los más sonados escándalos de corrupción en México. (Foto: Especial)

"Las medidas preventivas tomadas hasta ahora pierden efectividad cuando quienes participan en las redes de corrupción saben bien que no serán sentenciados y que podrán mantener los recursos desviados del erario público", indica Bohórquez en su texto.

En la nota de prensa que acompaña el reporte de este año, Transparencia Internacional y su capítulo mexicano anotan que México podrá avanzar en el combate a la corrupción cuando "inicie el desmantelamiento de las redes de corrupción que han capturado instituciones públicas y cuando regresen a las arcas de la nación los recursos desviados mediante una política de recuperación de activos".

Como recomendación, Transparencia Mexicana indica que se debe poner énfasis en la consolidación del Sistema Nacional Anticorrupción y pasar la etapa de nombramientos para dar sus primeros resultados.

Los países que lideraron el ranking de 2018 porque en ellos hay una menor percepción de corrupción son Dinamarca, en primer lugar y Nueva Zelanda y Finlandia en segundo y tercero, respectivamente.

En América Latina, a su vez, el mejor evaluado fue Uruguay, que se ubica en el lugar 23 con 70 puntos.

En contraste, el país latinoamericano peor evaluado fue Venezuela con un puntaje de 18, que lo colocó en la posición 168 de 180 naciones incluidas en el estudio.

Los países que ocuparon la posición como los de mayor percepción de corrupción en el mundo son Somalia, en último lugar, seguido de Siria y Sudán del Sur.

Desde el año pasado, Transparencia Internacional advirtió que la mayoría de los países reportó avances mínimos o nulos en los seis años previos.

También destacó que en naciones con los niveles más altos de corrupción se reportó el mayor número de asesinatos de periodistas y violaciones de derechos de la sociedad civil.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: