La economía de EEUU se contrajo 3,5% en 2020, la mayor caída desde 1946

A pesar del crecimiento del 4% registrado en el último trimestre, el impacto de las restricciones por la pandemia en los primeros seis meses provocaron el derrumbe del PIB

Una bandera estadounidense en una fábrica de Bowling Green, Kentucky (Bloomberg)
Una bandera estadounidense en una fábrica de Bowling Green, Kentucky (Bloomberg)

Atrapada en las garras de la peor pandemia en un siglo, la economía estadounidense sufrió el año pasado la mayor caída desde 1946. El crecimiento del 4% en los últimos tres meses de 2020 estuvo por debajo de las expectativas y apenas alcanzó para amortiguar un poco el golpe.

En el conjunto de un año atravesado por el coronavirus y las restricciones dispuestas por los gobiernos de los 50 estados para tratar de evitar su propagación, el PIB se contrajo un 3,5% y enturbió las perspectivas para 2021. El daño económico se produjo tras el estallido de la pandemia hace 10 meses y la profunda recesión que desencadenó, con decenas de millones de estadounidenses que se quedaron sin trabajo.

El informe difundido este jueves por del Departamento de Comercio estimó que el la producción total de bienes y servicios en los Estados Unidos se desaceleró bruscamente en el trimestre de octubre a diciembre, tras un aumento récord del 33,4% en el trimestre de julio a septiembre. Ese aumento se produjo después de un desplome anual récord del 33,4% en el trimestre abril-junio, cuando la economía se hundió en caída libre.

Agentes de bolsa trabajan en Wall Street (EFE/Justin Lane/Archivo)
Agentes de bolsa trabajan en Wall Street (EFE/Justin Lane/Archivo)

La pandemia puso fin a la expansión económica más larga registrada en Estados Unidos: casi 11 años consecutivos. Los daños de las medidas implementadas para contener la circulación del virus hicieron que el PIB se contrajera a un ritmo anual del 5% en el trimestre de enero-marzo del año pasado. Desde entonces, miles de empresas han cerrado, casi 10 millones de personas siguen sin trabajo y más de 400.000 estadounidenses han muerto a causa del COVID-19.

La caída estimada del PIB para 2020 fue la primera de este tipo desde un descenso del 2,5% en 2009, durante la recesión que siguió a la crisis financiera de 2008. Ese fue el retroceso anual más profundo desde que la economía se contrajo un 11,6% en 1946, cuando la economía se estaba desmovilizando tras la Segunda Guerra Mundial. La contracción anual más catastrófica en los registros que datan de 1930 fue una caída del 12,9% en 1932, durante la Gran Depresión.

El informe del gobierno fue la primera de las tres estimaciones del crecimiento del último trimestre. La cifra se revisará dos veces en las próximas semanas.

Un cartel reza "Compre Estadounidense" en un escaparate de la ciudad de Easton, en el condado de Northampton, Pensilvania (REUTERS/Brian Snyder/File Photo)
Un cartel reza "Compre Estadounidense" en un escaparate de la ciudad de Easton, en el condado de Northampton, Pensilvania (REUTERS/Brian Snyder/File Photo)

Las perspectivas para la economía de 2021 siguen siendo confusas. Los economistas advierten que no es probable que se produzca una recuperación sostenida hasta que las vacunas se distribuyan y administren en todo el país y la ayuda del gobierno se extienda por toda economía, un proceso que probablemente lleve meses.

Este miércoles la Reserva Federal tomó nota de las amenazas económicas que tiene el país por delante. Mantuvo su tasa de interés de referencia en un mínimo histórico cercano a cero y subrayó que seguiría aplicando sus políticas de tasas bajas hasta que la recuperación esté bien encaminada. La FED reconoció que la economía ha tambaleado en los últimos meses, y que las contrataciones se han debilitado especialmente en los sectores afectados por la pandemia, sobre todo en los restaurantes, bares, hoteles y otros relacionados con el contacto cara a cara con el público.

La incorporación de personal en Estados Unidos se ha ralentizado durante seis meses consecutivos, y de hecho se perdieron puestos de trabajo en diciembre por primera vez desde abril. El mercado de trabajo se ha debilitado debido a que la pandemia y el clima más frío han disuadido a los estadounidenses de viajar, comprar, salir a cenar o visitar lugares de ocio. Las ventas minoristas han disminuido durante tres meses consecutivos.

Personas que perdieron su trabajo esperan en la fila para solicitar el seguro de desempleo en Fayetteville, Arkansas (REUTERS/Nick Oxford)
Personas que perdieron su trabajo esperan en la fila para solicitar el seguro de desempleo en Fayetteville, Arkansas (REUTERS/Nick Oxford)

El mes pasado, el Gobierno promulgó un paquete de ayuda de rescate de USD 900.000 millones, y el presidente Joe Biden está presionando para que los legisladores aprueben su plan de ayuda económica de USD 1,9 billones. Sin embargo, la propuesta del flamante mandatario se ha encontrado con la resistencia de muchos republicanos que sostienen que el costo es demasiado elevado y algunos de sus beneficios están fuera de lugar.

Muchos economistas advierten que, sin más ayudas, la economía corre el riesgo de sucumbir a otra recesión. Señalan que gran parte de la asistencia a los particulares del paquete de USD 900.000 millones expira a mediados de marzo.

“La economía sigue sufriendo”, dijo Mark Zandi, economista jefe de Moody’s Analytics. “La fortaleza de la economía a finales de este año dependerá de cómo evolucione el virus y de la eficacia de las vacunas y de los esfuerzos de mitigación”.

Pacientes retenidos en el pasillo mientras el Centro Médico St. Mary recurre al uso de tiendas de campaña para hacer frente al desbordamiento en su hospital de 200 camas durante el brote de  coronavirus en Apple Valley, California, el 12 de enero de 2021 (REUTERS/Mike Blake/File Photo)
Pacientes retenidos en el pasillo mientras el Centro Médico St. Mary recurre al uso de tiendas de campaña para hacer frente al desbordamiento en su hospital de 200 camas durante el brote de coronavirus en Apple Valley, California, el 12 de enero de 2021 (REUTERS/Mike Blake/File Photo)

Zandi predijo que la economía se expandirá a un ritmo anual del 4,4% en el trimestre actual y alcanzará tasas de crecimiento a finales de año superiores al 5 por ciento. Pero advirtió que su previsión se basa en la promulgación de más ayudas federales, y espera que Biden consiga inicialmente la aprobación del Congreso sólo para la mitad de su propuesta de USD 1,9 billones.

Zandi estima que unos 5 millones de puestos de trabajo no volverán nunca, lo que obligará a los desempleados de industrias como restaurantes y bares a encontrar trabajo en otros sectores.

“Hemos perdido muchos empleos de servicios mal pagados en restaurantes, hoteles y transportes”, dijo Sung Won Sohn, profesor de economía y negocios de la Universidad Loyola Marymount de Los Ángeles.

(Con información de AP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: