Aumentan los hospitalizados en Estados Unidos a dos semanas de las reuniones grupales del fin de semana largo

El 25 de mayo se celebró el Día de los Caídos o Memorial Day. Ahora, más de una decena de estados que decidieron reabrir sus actividades están registrando un importante alza de contagios. Texas es el caso más preocupante, con casi 2 mil internaciones

El buen clima y el fin de semana largo a fines de mayo fue una combinación que atrajo multitudes en Californoa (AFP)
El buen clima y el fin de semana largo a fines de mayo fue una combinación que atrajo multitudes en Californoa (AFP)

Más de 10 estados de EEUU han registrado esta semana sus cifras más altas de contagios y hospitalizaciones por coronavirus, a dos semanas del fin de semana largo en el que buena parte de la población realizó viajes y multitudinarios encuentros sin distanciamiento social.

El plazo, señalado como el periodo de incubación del virus antes de la aparición de síntomas, deja ahora secuelas en Texas, Carolina del Norte y del Sur, California, Oregon, Arkansas, Misisipi, Utah y Arizona, donde el promedio semanal de internaciones es el más alto desde el inicio de la pandemia, según datos recabados por el Washington Post.

Por su parte, además de los estados mencionados, Alaska, Florida, Nuevo México, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Tennessee y el territorio de Puerto Rico muestran importantes alzas en los contagios confirmados.

Texas arroja uno de los escenarios más preocupantes. El número de hospitalizados llegó este lunes a 1.935, con lo que superó a Nueva York (que ya se va recuperando tras ser el epicentro en el país) y llegó a un nuevo récord estatal. La máxima cifra previa había sido registrada el 5 de mayo, con 1.888 pacientes, y desde entonces parecía estar en descenso, pero la reanudación de actividades trajo un nuevo pico. El desconfinamiento en este estado comenzó el 1 de mayo, con la reapertura de negocios con capacidad limitada.

A fines de mayo también reabrieron los bares en Texas (Reuters)
A fines de mayo también reabrieron los bares en Texas (Reuters)

A nivel país, los datos en Estados Unidos parecen estancados, ya que una parte de la nación ha tomado el relevo de la otra, más afectada en marzo y abril. “No actuamos lo suficientemente rápido y contundente como para evitar que el virus se propagara al principio, y aparentemente se desplazó de los brotes originales a otras áreas urbanas y rurales”, dijo Tom Frieden, exdirector de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

A diferencia de estados como Nueva York, Nueva Jersey y Massachusetts, las regiones menos urbanizadas, el Medio Oeste, el sur y parte del oeste no han experimentado los cuellos de botella en sus emergencias y morgues. Estos estados ordenaron el confinamiento más tarde y lo levantaron antes. Y es aquí donde el virus circula más hoy.

En Georgia, Florida y Texas solo una minoría usa mascarilla, también en restaurantes y tiendas, e incluso entre los empleados.

Carolina del Sur también está en el “pico” de su epidemia hoy, dice Melissa Nolan, profesora de epidemiología de la universidad estatal, al señalar brotes de infección en poblaciones de pocos recursos como trabajadores hispanos.

El panorama no es del todo sombrío: en varios lugares, como Arizona, la mayor disponibilidad de pruebas ha aumentado el número de casos detectados, aunque aparentemente se trate sobre todo de casos leves.

Georgia reabrió muy pronto, a fines de abril, haciendo temer lo peor... Pero el rebrote no sucedió en mucho tiempo, el número de casos se estancó durante todo mayo y recién aumento en los últimos días, ilustrando hasta qué punto la dinámica del coronavirus sigue siendo un misterio. “Todos mis amigos están perplejos”, dijo William Schaffner, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Vanderbilt.

(Con información de AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: