La Casa Blanca volvió a negar este miércoles las alegaciones de que Donald Trump haya mantenido una relación sexual con la estrella porno Stormy Daniels y pagó por su silencio días antes de las elecciones de 2016, y aseguró que los abogados del presidente ganaron una disputa judicial contra la actriz.

Según declaró la vocera Sarah Huckabee Sanders, Trump tuvo un resultado favorable en el procedimiento elevado contra Daniels la semana pasada, que buscaba una orden de restricción para que deje de mencionar la presunta relación.

Sin embargo, en la misma jornada, el abogado de la mujer, cuyo verdadero nombre es Stephanie Clifford, reafirmó que su cliente no está impedida de hablar sobre el encuentro. "Creo que es el momento de que ella cuente su historia y de que el público decida quién dice la verdad", señaló en NBC.

En el pacto, Clifford aparece con el seudónimo Peggy Peterson, mientras Trump es identificado como David Dennison. En la firma de la estrella porno se puede leer su apellido real, pero el espacio correspondiente a Dennison está en blanco, lo que prueba, según el abogado, que su cliente está liberada de sus obligaciones.

El espacio para David Dennison, nombre usado para referirse a Donald Trump, no fue firmado
El espacio para David Dennison, nombre usado para referirse a Donald Trump, no fue firmado

Según alegó Daniels, el hecho de que Trump no haya firmado el acuerdo lo hace inválido. La mujer recibió 130.000 dólares del abogado personal de Trump, Michael Cohen. El dato es sustentado por documentos y por el propio Cohen, quien lo reconoció a mediados de febrero y explicó que el dinero salió de su bolsillo, aunque no aclaró el motivo específico del pago.

Michael Cohen, abogado de Trump, y la actriz porno (AFP)
Michael Cohen, abogado de Trump, y la actriz porno (AFP)

Aún así, la Casa Blanca reiteró que "el presidente ha negado las acusaciones en su contra" y "dejó muy claro que ninguna de estas alegaciones es cierta".

Según los documentos judiciales, Clifford y Trump iniciaron su relación en Lago Tahoe (California) en el verano boreal de 2006 y la mantuvieron hasta "buena parte de 2007".

El empresario se casó con su tercera esposa y hoy primera dama, Melania, en 2005. El hijo de ambos, Barron, nació en marzo de 2006, cuatro meses antes del primer encuentro con la actriz.

La demanda que busca anular el acuerdo y revela detalles de la presunta relación:

La demanda sugiere que Trump estuvo al corriente del pago y que ese dinero tuvo como objetivo influir en el resultado de las elecciones. Tal argumento puede envolver al presidente en más que solo un problema marital y de imagen: la Comisión Electoral Federal ya está investigando la transferencia como una presunta malversación de fondos de campaña.

(Con información de Reuters y AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: