¿Un PGA Tour sin Tiger Woods?: el mundo del golf podría prepararse para el adiós definitivo de su último rey

Un grave accidente automovilístico ha puesto en jaque la carrera del jugador que revolucionó este deporte

El accidente podría empujar a Tiger Woods al retiro y el mundo del golf tendría que prepararse para un duro adiós (Foto: REUTERS)
El accidente podría empujar a Tiger Woods al retiro y el mundo del golf tendría que prepararse para un duro adiós (Foto: REUTERS)

Cuando un fuera de serie irrumpe en la escena deportiva, suele provocar un sismo mediático de escala global que sacude cada rincón del planeta y genera una inevitable atracción por la disciplina que practican. No es posible pensar en la expansión definitiva de la NBA sin la figura de Michael Jordan o en el auge que vivió el fútbol español con la rivalidad Messi-Cristiano. Es lo que a fines de los ’90 empezó a suceder en el golf con la aparición de Tiger Woods: su talento revolucionó el juego y produjo más interés que nunca. Su impacto fue tan grande que el PGA Tour apostó un pleno a su figura durante mucho tiempo y le sirvió para llevar a niveles insospechados a sus contratos de patrocinio y derechos de TV. Pero en los últimos años han tenido que empezar a preparar el terreno para un mundo sin él.

Todos los seguidores del golf suspiraron de alivio cuando el legendario jugador estadounidense salió vivo del grave accidente automovilístico que sufrió en el sur de California y que lo hizo pasar por el quirófano. Debió someterse a una compleja cirugía en su pierna derecha para corregir las severas lesiones que sufrió en el pie, tobillo, tibia y peroné.

Su rehabilitación será larga y difícilmente pueda volver a competir, pero en verdad Tiger Woods ya estaba en la recta final de su fantástica trayectoria deportiva y este accidente podría ser la causa definitiva para su retiro. Más allá de su enorme regreso del 2019, cuando realizó uno de los retornos más impactantes del deporte al conquistar su quinto Masters de Augusta, su primer major en 11 años, sus ausencias o malos resultados en varios torneos importantes durante la última década se hicieron moneda corriente. Falló el corte en casi la mitad de los majors que ha jugado desde el 2014 y solamente quedó tres veces entre los 15 primeros en 27 eventos. Además bajó su promedio de torneos jugados por año. En su primera década, jugó un promedio de 19 eventos por año. Pero en la última década solamente promedió 11 torneos por año de un total de 46 que tiene el Tour. De todas formas, nunca ha jugado más de 21 certámenes en un año en el PGA Tour, pero eran suficientes para marcar el pulso.

Más allá de su gran regreso del 2019, cuando ganó su quinto Masters de Augusta, Tiger Woods arrastra ausencias y malos resultados en los últimos años (Foto: REUTERS)
Más allá de su gran regreso del 2019, cuando ganó su quinto Masters de Augusta, Tiger Woods arrastra ausencias y malos resultados en los últimos años (Foto: REUTERS)

Paradójica y forzosamente, el hombre que hizo grande al circuito dejó de ser el foco de las transmisiones y campañas de marketing. Woods se convirtió en profesional en 1996 y al año siguiente sorprendió al mundo tras ganar el prestigioso Masters de Augusta con solo 21 años, convirtiéndose en la persona más joven en ganar un major, con la mayor diferencia de golpes y el marcador más bajo. A partir de allí el golf creció a pasos agigantados, todos se vieron beneficiados por un jugador que dio a este deporte la posibilidad de explotar al máximo su lado comercial.

Cuando en abril de 1997 se colocó la chaqueta verde siendo un jovencito afroamericano de gran potencial, Woods ganó menos de medio millón de dólares. Ocho años después, cuando ganó el mismo torneo por cuarta vez, obtuvo más de USD 10 millones. Aquel 2005, terminó como el deportista mejor pagado del mundo según la revista Forbes, con USD 87 millones en ganancias. Fue su talento el que disparó la cifras y revalorizó todo tipo de premios. En 2019, excluyendo los patrocinios, más de 100 jugadores del circuito profesional ganaron al menos USD 1 millón. Hizo ricos a todos, algo impensado hace dos décadas.

Pero los problemas físicos empezaron a presentarse, se sumaron a los escándalos de su vida personal y otros accidentes viales, y un PGA Tour que estaba en las nubes tuvo que prepararse para el aterrizaje. El fuego de Tiger Woods empezó a apagarse y no quedó otra alternativa que promover una nueva camada de jugadores. No hay actualmente una estrella de su calibre, pero hay seis países diferentes representados en el Top 20 del ránking, con una edad promedio menor a 29 años. Los últimos ocho majors fueron ganados por diferentes jugadores.

Rory McIlroy, una de las estrellas actuales del PGA Tour, reconoció la importancia que tiene Tiger Woods en el golf (Foto: EFE)
Rory McIlroy, una de las estrellas actuales del PGA Tour, reconoció la importancia que tiene Tiger Woods en el golf (Foto: EFE)

Es sabido que ninguna de las estrellas actuales genera el impacto que Woods supo dar al golf. Nadie podrá generar ese efecto que solamente él garantizaba si un domingo por la tarde estaba en la pelea por el título. Por ejemplo, en el PGA Tour Championship 2018, cuando Tiger terminó en segundo lugar por detrás de Brooks Koepka, la audiencia de TV aumentó un 69% con respecto a la ronda final del año anterior. Y aunque los propios protagonistas lo reconozcan, se esfuerzan por hacer un producto competitivo.

Hay una atmósfera diferente cuando Tiger juega en un torneo que cuando no está jugando. Incluso si juegan los 20 mejores jugadores del mundo, si él no está allí, puedes notar la diferencia”, dijo el español Jon Rahm, actual número 2 del mundo, en una entrevista con Golf Channel en la previa del WGC Workday Championship. “Él no es Superman. Es inevitable que algún día él no sea parte de esto, será algo con lo que el circuito de golf tendrá que lidiar. Creo que todo el mundo debería estar agradecido de que esté aquí, de que esté vivo, de que sus hijos no hayan perdido a su padre”, agregó Rory McIlroy, ex número 1 del mundo y una voz influyente entre los actuales integrantes del circuito, en una conferencia de prensa de este torneo. McIlroy tenía 7 años cuando Woods ganó su primer gran campeonato, lo que sin duda fue una gran inspiración para sus inicios.

Tiger Woods quedó a un trofeo de convertirse en el único jugador más ganador de todos los tiempos (Foto: REUTERS)
Tiger Woods quedó a un trofeo de convertirse en el único jugador más ganador de todos los tiempos (Foto: REUTERS)

A sus 45 años, con varias cirugías en la espalda y la reciente operación en la pierna derecha, su deseo es regresar al circuito profesional. “Si hay alguna forma de que pueda seguir jugando, lo hará”, le manifestó una fuente cercana de Woods a la revista People. No obstante, el ganador de 15 majors ya vivía sus horas más bajas y este revés en su vida puede ser determinante para su futuro. El choque automovilístico después de un año en el que solo cosechó un Top 10, y eso fue antes de la pandemia. Cuando el golf retomó su actividad, esperó un mes más. Jugó solamente siete eventos desde julio y nunca llegó al Top 35. Quedó a un trofeo de los 83, lo que convertiría en el único jugador más ganador de todos los tiempos. Ahora comparte el registro con Sam Snead. Pero nadie contaba con su accidente. Y en el PGA Tour, donde se acostumbraron a no tener a su rey en plenitud en los últimos tiempos, ya podrían preparar un adiós definitivo.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: