El escándalo sexual que se quedó con la agenda noticiosa en Paraguay también repercute en la elite del fútbol de aquel país. El triángulo amoroso entre Antonio González, presidente de Rubio Ñu de Luque, Bernardo Gabriel Caballero, jugador de la institución, y Valentín Ozuna, su representante el el tópico que domina las conversaciones en los propios planteles de fútbol.

Sebastián Saja, ex arquero de San Lorenzo, Racing y la Selección argentina, es hoy el entrenador de Guaraní. Y develó lo que ocurre con el caso en la intimidad de su vestuario. "Nuestro presi es un fenómeno", advirtió, en la entrevista con Fox Sports radio, para diferenciarse del controvertido Antonio González.

El ex portero, de 38 años, se explayó. "Se armó un lindo revuelo. Yo me enteré esta mañana, cuando los jugadores estaban elongando y se empezaron a cargar entre sí. Me enteré y estuve leyendo un poco y viendo la historia. Es un poco bizarro", calificó.

La historia se masificó a partir del iracundo descargo del dirigente en Facebook. Allí, González acusó al lateral izquierdo y a su representante y tercero en discordia de haber difundido una imagen íntima con el objetivo de ejercer presión para conseguir el pase libre de Caballero.

González, Caballero y Ozuna
González, Caballero y Ozuna

Pero el jugador y su apoderado le dieron un vuelco impensado a la novela: acusaron a González de haber filtrado la mentada foto por "despecho" y de haber extorsionado al joven, de 25 años, para que mantuvieran relaciones sexuales y no emigrara.

Durante la jornada de hoy, Rubio Ñu fue allanado y en el predio se encontró material pornográfico: la acción de la Justicia está relacionada a una investigación que inició la fiscal Teresa Martínez, de la Unidad Especializada en la Lucha contra la Trata de Personas y Explotación Sexual en Niños, Niñas y Adolescentes.

LEA MÁS: