Presidente Duque confirma que tras un operativo fue dado de baja alias ‘Uriel’, uno de los cabecillas del ELN

El mandatario entregó la información desde Chocó, a donde viajó con el fiscal y la cúpula militar.

Alias 'Uriel' Raul ARBOLEDA / AFP
Alias 'Uriel' Raul ARBOLEDA / AFP

Este domingo en la tarde, desde Quibdó, Chocó, al suroccidente de Colombia, el presidente Iván Duque confirmó la muerte de Andrés Felipe Vanegas Londoño, conocido como alias ‘Pedro’ o ‘Uriel’, el tercer jefe del frente de Guerra Occidental del Ejército de Liberación Nacional, con presencia fuerte en ese departamento.

“Ha caído una de las figuras más visibles de esa organización terrorista, un delincuente que usaba la redes para hacer apología del delito”, aseguró Duque. El golpe es considerable para la Fuerza Pública, pues a ‘Uriel’ se le adjudica el atentado a la Escuela de Cadetes a comienzos de 2019, en Bogotá.

El presidente lo describió como “un criminal peligroso, responsable de delitos como secuestro, asesinato de líderes sociales, hostigamiento a poblaciones, asesinato de soldados y policías y estimular el reclutamiento de menores”.

Una comitiva que integra al fiscal General de la Nación, Francisco Barbosa; el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, y la Cúpula de las Fuerzas Militares y de Policía, está presente en Chocó. El general Luis Fernando Navarro, comandante de las Fuerzas Militares colombianas expresó su empeño en continuar cercándole el espacio a los terroristas del ELN. “Seguiremos combatiendo con toda la fuerza legítima del Estado a los grupos terroristas porque los colombianos tenemos derecho a vivir tranquilos”, expresó.

Por su parte, el fiscal Barbosa indicó que se le venía haciendo seguimiento a ‘Uriel’, para quien pesaba orden captura por los delitos de rebelión y terrorismo. Con esa orden de captura, se movilizaron las autoridades hasta Nóvita, Chocó, y allí, sin que se pudiera cumplir la diligencia por los enfrentamientos, resultó muerto ‘Uriel’.

Quién era Uriel

Según el presidente, ‘Uriel’ era responsable de secuestros, asesinatos y reclutamiento de menores, y era uno de los organizadores del atentado con coche-bomba llevado a cabo en enero de 2019 contra una escuela de cadetes en Bogotá, que dejó 22 víctimas, además del agresor.

A raíz de ese ataque, Duque sepultó los diálogos de paz iniciados con el ELN por su antecesor, Juan Manuel Santos.

En el mismo evento este domingo, el fiscal general, Francisco Barbosa, precisó que la muerte ocurrió durante “un enfrentamiento” con la fuerza pública en el municipio selvático de Nóvita, en el marco de la operación Odín, en la que participaron militares, policías y fiscales.

Constantemente activo en redes sociales, Uriel era una de las figuras más mediáticas del relevo generacional en el ELN, organización surgida en 1964, en plena Guerra Fría, y dirigida por guerrilleros con edades que promedian los 68 años.

El Chocó, en donde operaba, es el epicentro de una disputa territorial entre el ELN y el Clan del Golfo, la mayor banda narcotraficante del país que surgió a partir de paramilitares de ultraderecha desmovilizados en 2006.

También es uno de los puntos estratégicos de salida de cargamentos de cocaína que parten del Pacífico colombiano hacia Centroamérica y Estados Unidos. Así como un enclave de minería ilegal de oro, cuyos réditos, según la fiscalía, superan a los del narcotráfico.

Reconocida como última guerrilla del país tras el acuerdo de paz que condujo al desarme de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el ELN cuenta con unos 2.300 combatientes en el país y una extensa red de apoyo urbana.

La organización rebelde opera en el 12% de los 1.100 municipios colombianos, según investigaciones independientes, y la fuerza pública colombiana afirma que tiene presencia en Venezuela.

Noticia en desarrollo...


Con información de AFP

MAS NOTICIAS