El plan de Uruguay para atraer inversiones y convertirse en un polo tecnológico global

Microsoft abrió en el país su cuarto laboratorio de inteligencia artificial después de Estados Unidos, China y Alemania.

Compartir
Compartir articulo
El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, durante la inauguración del Uruguay Innovation Hub en noviembre. (Crédito: Presidencia).

(Desde Montevideo, Uruguay) Uruguay se quiere posicionar en la región como un polo tecnológico y, para lograrlo, a fines del año pasado lanzó el plan Uruguay Innovation Hub (UIH), un espacio para “probar productos” y “desarrollar proyectos innovadores”, como definió el ministro de Industria, Omar Paganini.

Se trata de una programa de participación de institutos públicos y privados que funcionará en la órbita de la Agencia de Investigación e Innovación, otros organismos estatales y el Banco Interamericano de Desarrollo. “Ya somos, y hace muchos años, un business hub regional; tenemos un pujante ecosistema tecnológico, entonces queremos dar un salto y ser un hub regional de innovación”, dijo el jerarca del gobierno uruguayo.

Tras el lanzamiento de fin de año, el programa ingresó a una etapa de institucionalización con la designación de su directora, Sabrina Sauksteliskis.

Uno de los objetivos del plan es “potenciar la industria de la biotecnología”, un área en el que Uruguay tiene muchos investigadores pero a quienes les falta “un empujón para transformar esas investigaciones en emprendimientos”, dijo Sauksteliskis entrevistada en El Observador, el lunes 14. Otro de los proyectos que piensa concretar es sobre energías renovables, a las que pretende darle “más exposición” y “complementarlas con instrumentos financieros”.

El ministro de Industria de Uruguay, Omar Paganini, cree que Uruguay puede dar un "salto" para convertirse en un polo tecnológico en la región. (Crédito: Presidencia)

UIH apuesta a otorgar fondos a aquellos emprendimientos que ya pasaron por la etapa de validación de una idea y va a “co-invertir” en ellas, para lograr la aceleración de las empresas.

Otra de las patas del programa se denomina “company builder” y se enfoca en la estructuración de un modelo de negocios.

Jugadores “potentes”

En junio, Microsoft inauguró su cuarto laboratorio de inteligencia artificial y eligió hacerlo en Montevideo. Los otros tres están ubicados en Estados Unidos, Alemania y China.

La decisión de abrir la oficina en Uruguay está “100% alineada” con el proyecto de UIH, destacó el ministro Paganini. “Esto no es una cuestión improvisada, salida de la nada, sino de un esfuerzo conjunto de muchas organizaciones”, elogió el jerarca.

Microsoft decidió abrir su tercer laboratorio de inteligencia artificial por fuera de Estados Unidos en Montevideo (REUTERS/Dado Ruvic/Ilustración/Archivo)

Los laboratorios abiertos, como el de Microsoft, forman parte de ese plan. “El concepto al que apuesta Uruguay es el de ecosistema y no al de grandes gigantes cerrándose las puertas. Por suerte, los gigantes lo están entendiendo así. Porque ya se aprendió en el sector que la innovación es competencia, pero también es cooperación, es integración de tecnología en cada uno de los emprendimientos, en soluciones específicas”, destacó en la inauguración.

El laboratorio de Microsoft será clave para las tecnológicas uruguayas, ya que podrán pedir el desarrollo de productos y quedarse con su propiedad intelectual, aseguran las autoridades.

Pero más allá de esta tecnológica americana, el gobierno uruguayo está en “conversaciones con diversas organizaciones de renombre”, dijo Sauksteliskis. La directora de UIH prefirió no mencionar cuáles son, pero aseguró que hubo ya hubo intercambio de documentos en algunos casos y que son “jugadores potentes a escala mundial de la industria tecnológica”.

Sauksteliskis dijo que Uruguay será socio de fondos de inversión y buscará un gestor de fondos con trayectoria, en los que podrá invertir dinero. Lo que pedirá a cambio es que el dinero se invierta en empresas que tengan un vínculo con Uruguay (que facturen desde el país y generen empleo local). “Se trata de dinero público y lo que queremos es que los fondos miren más a Uruguay. Lo llamamos fondo de fondos”, detalló. La directora espera que sobre fin de año se pueda comenzar a ejecutar.

El gobierno destinó 1.200 millones de pesos uruguayos (unos USD 30 millones) durante tres años para esta iniciativa. “La idea es atraer bastante más recursos de privados que los que pone el Estado”, dijo Paganini, al ser consultado en Búsqueda sobre el presupuesto. “Si viene un privado y dice: ‘Yo pongo tanto’, el Uruguay acompaña con cierto porcentaje de lo que se ponga en startups, que se instalen y dejen empleo e inversión aquí”, detalló.

Seguir leyendo: