Jair Bolsonaro, en el hospital (@FlavioBolsonaro)
Jair Bolsonaro, en el hospital (@FlavioBolsonaro)

Luego de ser apuñalado durante un mitin el jueves pasado, Jair Bolsonaro sigue en estado "grave" y requerirá otra cirugía "grande", informó este lunes el Hospital Israelita Albert Einstein en San Pablo, donde el candidato presidencial se encuentra internado.

"Pasados los cuatro días después de la herida abdominal por arma blanca, el estado del candidato a la Presidencia de la República, Jair Bolsonaro, aún es grave y permanece en terapia intensiva", precisó el hospital en un comunicado.

Bolsonaro, de 63 años, pasó por una colostomía tras ser apuñalado la semana pasada en Juiz de Fora, localidad de Minas Gerais, y "será necesaria una nueva cirugía de gran tamaño posteriormente para reconstruir el tránsito intestinal y retirar la bolsa de la colostomía", explicó el cuerpo médico del Albert Einstein, donde el candidato se encuentra desde el viernes.

El comunicado aclara que el paciente no muestra señales de infección y que mantiene una sonda gástrica, práctica habitual en grandes cirugías y traumas abdominales.

El ex capitán del Ejército fue apuñalado el jueves durante un acto de campaña. El presunto agresor, Adélio Bispo de Oliveira, un ex militante del partido de izquierda Psol, fue detenido de inmediato. En sus primeras declaraciones a la policía, dijo que estaba "cumpliendo una misión divina, una misión de Dios".

Bolsonaro, que ha centrado su campaña en posiciones polémicas como la defensa del porte de armas y el ataque a grupos minoritarios, debe quedar fuera de actos de campaña hasta los comicios del 7 de octubre. Pero se mantiene presente en las redes sociales.

Adelio Obispo de Oliveira, el hombre que apuñaló a Jair Bolsonaro en Minas Gerais (EFE)
Adelio Obispo de Oliveira, el hombre que apuñaló a Jair Bolsonaro en Minas Gerais (EFE)

"Continuamos al frente de la disputa (…) ¡De ninguna manera estamos fuera del pleito!", tuiteó el domingo. Previamente, uno de sus hijos publicó una foto en la que se ve a su padre sentado en una butaca del hospital, con una sonda respiratoria e imitando un arma con ambas manos, en un gesto que durante la campaña ya había levantado polémicas.

Con información de AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: