El saludo entre Jesús Torrealba y Nicolás Maduro en el primer encuentro del diálogo (EFE)
El saludo entre Jesús Torrealba y Nicolás Maduro en el primer encuentro del diálogo (EFE)

El fallido diálogo entre el régimen de Nicolás Maduro y la oposición venezolana fue un síntoma más de la profunda crisis que atraviesa el país. Ante la falta de acuerdos entre la clase política de la nación caribeña, el International Crisis Group emitió un informe en el que realiza un estudio del conflicto político y establece una serie de recomendaciones para cada uno de los actores del diálogo.

"Venezuela está sumida en un profundo conflicto político complicado, en gran medida, por una crisis económica y social de proporciones casi sin precedentes". Así comienza el informe "Venezuela: diálogo a duras penas", emitido por la organización no gubernamental.

En el reporte, hace un análisis de los distintos focos de crisis que está atravesando el país. Desde la crisis económica exacerbada "por la disminución de los ingresos derivados del petróleo" y reflejada en la tasa de inflación anual cercana al mil por ciento, hasta el preocupante desabastecimiento de alimentos y medicinas.

Parte de la oposición no participó en las mesas del diálogo con el chavismo
Parte de la oposición no participó en las mesas del diálogo con el chavismo

"Los alimentos y otros bienes básicos a menudo son imposibles de obtener o están fuera del alcance de la mayoría. (…) Cada vez cuesta más encontrar medicamentos vitales y el servicio de salud está colapsado, causando miles de muertes innecesarias", señala.

La ONG advierte que, ante este alarmante panorama, "el Gobierno ha cerrado prácticamente todas las soluciones democráticas disponibles". En esa línea, hace mención a la "suspensión indefinida" del referéndum para el revocatorio de Nicolás Maduro, establecido en la Constitución. Decisión anunciada por el Consejo Nacional Electoral (CNE), "controlado por el Gobierno".

La otra solución democrática que se intentó abordar fue el reciente diálogo, auspiciado por el Vaticano y la Unasur. Pero, ante la falta de resultados, el International Crisis Group considera que "su futuro pende de un hilo".

Imagen de la Toma de Venezuela, marcha que contó con la participación de miles de personas en todo el país (Reuters)
Imagen de la Toma de Venezuela, marcha que contó con la participación de miles de personas en todo el país (Reuters)

El informe concluye con una serie de recomendaciones "para comenzar a restaurar el gobierno democrático, el bienestar económico y social y la estabilidad política".

Al régimen de Maduro, insta a "negociar con la oposición de buena fe para lograr un acuerdo que proporcione un calendario electoral claro, preferiblemente adelantando las elecciones presidenciales de diciembre de 2018". Asimismo, "eliminar las restricciones a la ayuda humanitaria por parte de donantes para aliviar el sufrimiento". Y exige la liberación de "todos los presos políticos".

A la MUD y a la Asamblea Nacional, controlada por la oposición, llama a "abstenerse de abandonar las negociaciones con el Gobierno y hacer todo lo posible por encontrar una solución creativa y viable a la crisis mediante el establecimiento de un calendario electoral y una reforma económica".

LEA MÁS:

"Mantener el compromiso declarado con la protesta no violenta e intentar evitar el derramamiento de sangre en las manifestaciones" es la otra recomendación que realiza la ONG a la oposición.

En su reporte también se dirige al Vaticano, a la Unasur, a los gobiernos regionales, a Estados Unidos y la Unión Europea.

A continuación, el informe del International Crisis Group: