El motociclista, de 21 años, manejaba a velocidad normal por una calle de Fortim el domingo a la tarde. Tenía sólo un auto por delante, que iba por la derecha. Cuando éste se cruzó de carril para doblar a la izquierda, sin poner la luz de giro ni dar ningún tipo de aviso, no le dio tiempo a reaccionar.

El choque no fue fuerte, pero lo desestabilizó y lo hizo caer al suelo. La moto chocó contra un poste y él llegó a correrse a último momento para evitar el impacto.

"Estaba yendo a mi casa. Luego tenía que ir al banco a hacer unos trámites", contó Daniel Joventino RumãoG1. "Cuando vi que iba a golpearme contra la luminaria salté de la moto", agregó el joven, que fue el candidato a concejal más votado de las últimas elecciones municipales.

No había sufrido graves heridas, así que se paró de inmediato. Entonces ocurrió lo inimaginable: el poste de luz golpeado por su vehículo se partió y lo aplastó.

"Me pegó primero en la cabeza y luego en las piernas —dijo Joventino—. Durante los primeros segundos veía las estrellas. Luego miré mis piernas y me di cuenta de que estaba muy lastimado. El dolor era inmenso, pero en todo momento permanecí lúcido".

El motociclista fue asistido en un primer momento por los vecinos. Luego una ambulancia lo trasladó al hospital, donde le operaron de urgencia la pierna derecha. Tuvieron que ponerle clavos.

Deberá someterse a otras cirugías, pero se estima que le darán el alta la semana entrante. "La suerte fue haber sobrevivido. No hay mayor victoria que esa. Nací de nuevo", concluyó.