El caballo llevaba la delantera en la carrera que se disputaba en Los Ramones, Nuevo León. Había grandes probabilidades de triunfo.

Sin embargo, por motivos que no han sido esclarecidos, se le doblaron las patas delanteras y se enterró en el piso, eyectando a su jinete. El caballo que venía tercero, justo atrás por el mismo carril, no tuvo forma de evitar el impacto. Él y su jockey dieron una vuelta en el aire y cayeron más adelante.

LEA MÁS:

El primer equino logró pararse parcialmente. Se notaba que tenía las patas rotas. El segundo quedó prácticamente inmóvil. Lo contrario ocurrió con los jinetes. El primero quedó inconsciente, pero el segundo pudo irse de la pista gateando.

Ambos fueron trasladados a un hospital cercano. Se desconoce su estado actual.