Corea del Sur registra un nuevo brote de infección por coronavirus relacionado con una iglesia, anunciaron este lunes las autoridades, que dieron cuenta de 46 casos en esta congregación.

La iglesia de Grace River de Seongnam, a unos 20 km al sur de Seúl, cerró el domingo después de que un tercio de sus 135 fieles dieran positivo al COVID-19, incluido el pastor y su esposa.

Esta congregación religiosa siguió celebrando misas a pesar de los llamamientos del gobierno a evitar cualquier congregación pública y sobre todo religiosa.

Se han detectado 40 nuevos casos de contagio en esta iglesia, afirmaron las autoridades de la ciudad de Seongnam. Se suman a otros seis diagnosticados anteriormente.

Más del 60% de los aproximadamente 8.200 casos de COVID-19 en Corea del Sur están vinculados a la Iglesia de Jesús Shincheonji, una organización considerada por algunos una secta.

Una de sus adeptas había asistido a cuatro ceremonias religiosas en la ciudad de Daegu, que se convirtió en el epicentro de la epidemia, antes de ser diagnosticada como portadora del virus.

Los Centros coreanos para el control y la prevención de enfermedades (KCDC) informaron el lunes de 74 nuevos casos en todo el país. Una cifra inferior a 100 por segundo día consecutivo.

No se han registrado nuevos fallecimientos por el nuevo coronavirus. El número de muertes se mantiene en 75.

Corea del Sur fue el principal foco de la epidemia de COVID-19 después de China, donde apareció el virus por primera vez.

Seúl anuncia a diario los casos registrados la víspera. Las últimas cifras muestran una disminución de los contagios en comparación con principios de marzo, lo que permite pensar que la epidemia está bajo control.

Corea del Sur ha llevado a cabo detecciones masivas en posibles portadores de la enfermedad. El domingo, el número de pruebas realizadas superaba las 250.000.

Las vacaciones escolares se han prolongado y decenas de eventos (conciertos de música K-pop, partidos ...) se han cancelado o aplazado.

sh/slb/gle/juf/bfi/erl