Autoridades sanitarias de Costa Rica ordenaron este domingo cerrar los bares, casinos y discotecas en el país, en un endurecimiento de las medidas para combatir el nuevo coronavirus.

La disposición se dio tras constatar un fuerte aumento en los contagios, que alcanzaron 35 casos, por encima de los 27 informados el sábado.

El ministro de Salud, Daniel Salas, dijo que el cierre de los establecimientos nocturnos se adoptó tras constatar el incumplimiento de la orden sanitaria de que establecimientos públicos operen a un máximo de 50% de su capacidad.

Precisó que la medida no afecta a restaurantes, aunque advirtió que aquellos establecimientos que incumplan el límite de 50% de aforo serán cerrados por 30 días.

En el caso del campeonato de fútbol, el torneo se realiza a puerta cerrada.

Salas también llamó a la población a abstenerse de viajar al exterior salvo que sea estrictamente necesario.

Al respecto, Román Macaya, presidente del Seguro Social, a cargo de los hospitales públicos, indicó que cuatro de los costarricenses detectados con el nuevo coronavirus fueron infectados en viajes al exterior.

En tanto, la ministra de Educación, Guiselle Cruz, indicó que 350 centros educativos públicos y privados han sido cerrados por casos confirmados o sospechos del COVID-19.

De los 35 casos confirmados en Costa Rica, cinco son extranjeros.

De los 30 costarricenses contagiados, al menos 17 fueron contagiados por contacto con un médico de la ciudad de Alajuela, 15 km al noroeste de San José.

El médico en cuestión, de 54 años, es el único caso grave en el país y permanece hospitalizado.

mas/gma