Los países de la Unión Europea (UE) lograron este lunes ponerse de acuerdo sobre una "nueva misión" para controlar el embargo de armas para Libia, que suceda a la operación Sophia activada en 2015 por la crisis migratoria, indicaron varios ministros.

El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, había descartado a su llegada a la reunión de cancilleres en Bruselas un eventual acuerdo, vista la oposición de algunos países a reimpulsar la operación naval Sophia.

"Acordamos (...) crear una misión que bloquee el ingreso de armas en Libia", indicó el canciller italiano, Luigi di Maio, tras la reunión. Su par alemán, Heiko Maas, precisó que esta "nueva misión" tendrá un "componente naval".

La misión Sophia, que nació en 2015 para luchar contra los traficantes de migrantes, opera desde 2019 sin barcos y con un refuerzo de medios aéreos por la oposición del anterior gobierno italiano a acoger a los migrantes rescatados en el mar.

Al filo de los años, los europeos agregaron nuevas funciones a la operación, que también forma a los guardacostas libios y controla la aplicación del embargo de armas impuestos por la ONU a Libia y el tráfico ilegal de petróleo.

Viena y Budapest temen que el regreso de los barcos implique un efecto llamada por el que un mayor de migrantes intente la peligrosa travesía del Mediterráneo, pese a que las zonas de operaciones para controlar el embargo no serían forzosamente las mismas.

Di Maio explicó que "la UE desplegará barcos en la zona este de Libia para impedir el tráfico de armas". "Pero si esta misión provoca una afluencia de embarcaciones de migrantes, se detendrá", precisó.

"Estoy muy contento. Sophia está acabada", celebró el ministro austríaco Alexander Schallenberg, para quien los traficantes de migrantes "abusaron" de esa operación naval europea.

Libia vive sumido en el caos desde que una revuelta apoyada por la OTAN acabara en 2011 con el derrocamiento y asesinato del dictador Muamar Gadafi, con dos autoridades rivales y grupos armados que se disputan el control.

Desde abril de 2019, el Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA), reconocido por la ONU, se ha enfrentado contra la ofensiva del mariscal Jalifa Haftar, apoyado por Rusia, Egipto y Emiratos Árabes Unidos, para hacerse con la capital del país, Trípoli.

La situación en Libia podría llevar a más pobladores a huir del país en caso de deterioro, advirtió el jueves el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR). En 2019, la violencia llevó a 177.000 personas a abandonar sus casas.

tjc/mb