SEATTLE (AP) — Una jueza federal en el estado de Washington sopesa la posibilidad de impedir que el presidente Donald Trump desvíe miles de millones de dólares de proyectos de construcción militar a la construcción de secciones de un muro en la frontera con México.

La jueza de distrito Barbara Rothstein dijo el jueves que espera dar un fallo en las próximas semanas sobre la impugnación que presentó el estado contra el gobierno federal.

Washington está lejos de la frontera entre México y Estados Unidos, pero el secretario estatal de Justicia Bob Ferguson argumenta que de cualquier forma la entidad resultaría perjudicada en caso de que el gobierno federal prosiga con sus planes. El Pentágono ya anunció que desviará 3.600 millones de dólares de proyectos de construcción militar — uno de ellos en el estado de Washington — para construir 280 kilómetros (175 millas) de cercado fronterizo en cuatro entidades.

Perder ese monto para construcción — 89 millones de dólares para un muelle en la Base Naval Kitsap al oeste de Seattle — le costaría al estado 2,6 millones de dólares en ingresos fiscales en los próximos dos años, motivo suficiente para darle a Washington el derecho de impugnar en una corte los planes del gobierno, declaró Ferguson.

Abogados de Washington y del Departamento de Justicia presentaron sus argumentos ante Rothstein el jueves. En una impugnación relacionada, el Sierra Club solicitó a la Corte Federal de Apelaciones del 9no Circuito que emitiera una orden antes del viernes para impedir que el gobierno utilice los fondos. En tanto, el gobierno ya comenzó a trabajar en algunas secciones del muro e incluso el viernes podría iniciar obras en otros tramos cercanos a El Paso, Texas, y Yuma, Arizona.

Mientras tanto, el gobierno informó recientemente que ahora busca construir 430 kilómetros (270 millas) adicionales de barreras.

Quienes se oponen al muro, incluyendo el estado de Washington, han argumentado que, de acuerdo con la Constitución, el poder sobre el presupuesto público pertenece al Congreso y no al presidente. A finales de 2018 e inicios de 2019, el Congreso se rehusó a darle a Trump los fondos que quería para la construcción de un muro fronterizo, lo que causó un cierre parcial de gobierno durante 35 días.