El festival de cine de Berlín (Berlinale) estrenará este año la película "El tango del viudo y su espejo deformante", obra que el cineasta chileno Raúl Ruiz, fallecido en 2011, dejó sin terminar y que su viuda concluyó nueve años después.

En 1967, Ruiz rodó en Chile siete rollos de película pero debido a falta de fondos para continuar su producción guardó el material en un antiguo cine del centro de Santiago. Cincuenta años después, el proyecto se reactivó.

En 2017, se encontraron los rollos de la filmación y su viuda y prolífica cineasta, Valeria Sarmiento, y un equipo de productores comenzó "un verdadero trabajo de arqueología cinematográfica para terminar con este primer largometraje de Raúl", dijo a la AFP la directora de producción que concluyó el filme, Chamila Rodríguez.

La película se concluyó luego de casi tres años. El equipo terminó el guión, se mejoró la calidad de la imagen dejándola en resolución 4K, pero principalmente se le puso sonido ya que era una película muda. Para ello, la producción contó con la ayuda de mujeres sordas, tal como había aconsejado Ruiz para concluir el filme.

"No había texto, no había guión, no sabíamos cuál era el principio o el final por lo que las mujeres sordas nos ayudaron con lectura de labios y de señas, con lo cual descifraron cada palabra que decían los personajes", explicó Rodríguez.

La película es un largometraje de ficción de terror que retrata la vida de un hombre cuya esposa muere y se convierte en fantasma, transformándose en una presencia muy perturbadora. "Es un viaje al pasado y el presente, con tonos muy absurdos y surrealistas", sostuvo la productora.

La cinta se estrenará en la Berlinale -que comienza el 20 de febrero y concluye el 1 de marzo- en la sección Forum, que exhibe producciones enfocadas en el cine de vanguardia sin entregar premios.

Ruiz, nacido en 1941 Puerto Montt, 1.000 kilómetros al sur de Santiago, murió en Francia en 2011, donde se radicó tras su exilio por el golpe militar de Augusto Pinochet (1973-1990). En Francia alcanzó la fama gracias a filmes como "Tres tristes tigres", que se estrenó en 1968 y que le valió un premio en el Festival de Cine de Locarno (1969). En 2010 ganó la Concha de Plata del festival de San Sebastián con "Misterios de Lisboa".

msa/gfe/gv