Después de perder en el debut ante San Martín de San Juan y también besar la lona en el clásico ante Rosario Central, Lucas Bernardi presentó su renuncia y se alejó de Newell's. Fue irregular el comienzo de temporada de Rodolfo Arruabarrena, quien pagó los platos rotos después de haberse consagrado en el campeonato anterior y la Copa Argentina. Y Carlos Mayor fue el siguiente en caer, luego de otra durísima derrota en condición de local.

Que la competencia sea menos extensa no significa que los entrenadores no estarán siendo seguidos bajo la lupa, ya que de hecho se agrandó la lista de los que se despidieron. Por la derrota 3-0 ante Belgrano en Córdoba, que significó caer en la zona de descenso, la Comisión Directiva de Sarmiento echó a Sergio Lippi.

La decisión la comunicó el presidente Fernando Chiófalo en una conferencia de prensa, agradeciendo por el trabajo de los últimos meses -lo devolvió a la Primera División-, pero aclarando que la idea era cambiar de aire. "Le dijimos que se terminó el ciclo, el equipo se cayó y no responde. Nos dijo que tenía fuerzas, pero los últimos partidos no fueron nada buenos", explicó y contó que la intención es elegir al sucesor de inmediato.

Jorge Burruchaga, quien es resistido por parte de la hinchada de Atlético Rafaela, quedó en la cuerda floja tras perder en casa con San Martín de San Juan, en la que fue su quinta caída al hilo. En tanto, Alfredo Grelak todavía no pudo conseguir victorias en Quilmes y necesita cortar la sequía cuanto antes.

El otro que está cuestionado es Mauro Camoranesi, quien realiza su primera experiencia en Tigre, sin resultados favorables por el momento (empató dos y perdió dos). Los que zafaron son los dos de Avellaneda, ya que Facundo Sava caminó por la cornisa luego del 0-5 frente a Newell's y Mauricio Pellegrino, quien no podía sacar a flote a Independiente, apagó el incendio con la goleada ante Colón.

¿Quién será el próximo en caer?