162
162

La apertura de los 13° Juegos Macabeos Panamericanos contó con un momento especial: Iara y Kala, las hijas del fiscal Nisman, participaron del encendido de la antorcha en uno de los principales eventos deportivos del mundo judío.


El evento tuvo lugar ante 8.000 personas en el estadio de la Universidad Católica de Chile, donde también ayudaron con el encendido del fuego Elie Alevy, sobreviviente del Holocausto; Mario Kreutzberguer, animador del estadio Israelita Maccabi de Chile; Frankin Lobos, ex futbolista chileno y uno de los 33 mineros salvados en el derrumbe de la mina de San José; Noam Guershony, ex piloto israelí que quedó parapléjico y se convirtió en campeón de los juegos paraolímpicos; y la hija y nieta de un deportista israelí asesinado en los Juegos Olímpicos de Múnich.


"Este fue uno de los momentos más altos de la noche. Estuvimos mucho tiempo trabajando la idea de incluirlas y nos parecía que la muerte de Nisman, sumado a la tragedia de AMIA, había impactado a la comunidad argentina y a todas las comunidades judías de este lado del mundo", expresó Álvaro Rosenblut, presidente de los juegos, en diálogo con la Agencia Judía de Noticias.


"La sensación de sentirse desvalido, de no tener protección, en países que tanto queremos es muy duro. Se trata de tener la posibilidad de levantarnos de eso y entender que vamos a seguir luchando para que haya justicia y verdad, para que la memoria de esa gente asesinada no se olvide ni se pierda", agregó.


Gabriel Zaliasnik, ex presidente de la comunidad judía de Chile, también participó del evento y expresó: "Fue probablemente el momento más emocionante de la inauguración de los Juegos. Fue un momento único, fue un homenaje a la labor y valentía del fiscal que caló muy hondo en los que estábamos presentes".


Desde Buenos Aires, el diputado nacional y ex vicepresidente de la DAIA, Waldo Wolff, aseguró a AJN que "el movimiento macabeo reivindica la condición de manifestar nuestro judaísmo con orgullo y los valores de la persecución de justicia y memoria, en este caso honrando a la familia de un hombre que murió en cumplimiento de su deber".