Mientras tacha los días para volver a ponerse la camiseta del Barcelona y la Selección Nacional tras la rotura del ligamento colateral de la rodilla izquierda, Lionel Messi se prestó para una entrevista diferente, descontracturada y respondió cada uno de los interrogantes que le acercaron sus fanáticos.


En una de las consultas, Lio explicó cómo hace para mantenerse al más alto nivel pese al paso del tiempo y a las exigencias que desgastan. "Disfruto, como lo hice siempre de chico. Sabemos que somos profesionales, que tenemos responsabilidades, pero intento entrar a la cancha y divertirme", enfatizó el hombre de 27 años, todavía en duda para el Superclásico con Brasil del próximo 12 de noviembre.



De la misma manera, asumió que el fútbol siempre fue la gran pasión de su vida y que nunca se imaginó desarrollando otra actividad en caso de no haber sido quien es. "No sé qué pude haber hecho, siempre me gustó el fútbol. Siempre soñé con ser profesional, nunca pensé en otra carrera", manifestó.


Obviamente con un lugar ganado en la terna de 23 finalistas para la gala del Balón de Oro (irá por el quinto personal el 11 de enero), Messi prefirió no elegir entre un gol y una asistencia. "Me gustan las dos cosas. Siempre dije que lo importante es que el equipo gane y consiga los objetivos", expresó. Y tampoco se la jugó demasiado por el mejor guardameta que enfrentó en su trayectoria, ya que "decir uno solo es complicado porque jugué contra los mejores equipos en la Champions y la mayoría tiene grandes arqueros".


Para finalizar, con una sonrisa pícara, destacó que le gusta encontrar en la mesa cuando se sienta a comer: "Siempre dije que lo que más me gustan son las milanesas napolitanas. También el asado".