Courtney Love, la viuda de Kurt Cobain, reclama por sus antiguos labios AP 162
Courtney Love, la viuda de Kurt Cobain, reclama por sus antiguos labios AP 162
La bella Nicole Kidman admitió que abusó del botox Shutterstock 162
La bella Nicole Kidman admitió que abusó del botox Shutterstock 162
Cameron Diaz, víctima del botox. Ahora prefiere ver envejecer su rostro natural Shutterstock 162
Cameron Diaz, víctima del botox. Ahora prefiere ver envejecer su rostro natural Shutterstock 162
Denise Richards compartió su mala experiencia con sus implantes mamarios AP 162
Denise Richards compartió su mala experiencia con sus implantes mamarios AP 162
Meg Ryan se sometió a diversas cirugías en su rostro 163
Meg Ryan se sometió a diversas cirugías en su rostro 163
Grosby Group
Grosby Group
Donatella Versace, dueña del Emporio Versace, confesó haber \quedado peor que antes\
Donatella Versace, dueña del Emporio Versace, confesó haber \quedado peor que antes\"" Reuters 162
Jamie Lee Curtis, también pasó por el quirófano Shutterstock 162
Jamie Lee Curtis, también pasó por el quirófano Shutterstock 162
Jessica Simpson Reuters 162
Jessica Simpson Reuters 162
La actriz Jane Fonda, lamentó sus implantes mamarios Reuters 162
La actriz Jane Fonda, lamentó sus implantes mamarios Reuters 162

El grupo de celebrities de Hollywood -la mayoría dueñas de rostros hermosos y lozanos de origen- acosado por la dictadura de la belleza eterna que exige la pantalla para perdurar en el tiempo y en las películas también, se rinde públicamente al club de las arrepentidas estéticas.

El tema que atraviesa el arrepentimiento por la carrera estética emprendida deja en evidencia la adicción que han generado estos tratamientos en la persona, en la búsqueda del mismo efecto que provoca una sustancia psicoactiva: transformar la realidad. Y revisando estos casos paradigmáticos, algunas de las protagonistas han sabido parar a tiempo; otras transformaron su rostro o su cuerpo en uno peor y muchas quedaron detrás de un patrón homogéneo de la belleza acorde a la época.

Donatella Versace, Jessica Simpson, Nicole Kidman, Meg Ryan, Cher o Renée Zellweger y hasta la mismísima Jane Fonda, que siempre encarna el ícono de la mujer mayor real, cuentan con varias visitas al quirófano. Ellas saben que el paso por el consultorio no siempre es sinónimo de rejuvenecimiento. Y no dudan en confesar públicamente que hoy se arrepienten.

Y casi que para estas emblemáticas formadoras de belleza global -y la lista se alarga- el quirófano representó finalmente el problema actual de su belleza.

¿Cuáles son los principales factores que se deben tener presentes al momento de pensar en someterse a una cirugía plástica?

Hay consenso casi unánime entre los cirujanos plásticos del mundo acerca de la importancia de que el médico consultado sea un cirujano plástico certificado: en el marco global existe la American Society for a Esthetic Plastic Surgery (ASAPS).

Y en el plano local existen como referencias la Sociedad de Cirugía Plástica de Buenos Aires y la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora (SACPER) con sus filiales en el interior del país.

En diálogo con Infobae, el médico especialista en cirugía plástica Raúl Banegas, miembro titular de SACPER, ISAPS y ASAPS, no elude referirse a la mediatización que tomó el debate sobre las cirugías estéticas: "No hay que confundir fama con excelencia. Hay que tener cuidado con los médicos 'mediáticos' que basan su fama sólo por salir en televisión, sin ningún aval científico. Y por último, tener cuidado con seguir a las celebrities. Muchas de ellas se realizan intervenciones con determinados profesionales, exclusivamente por canje, y no por haber chequeado la idoneidad del profesional".

Todos los manuales de cirugía plástica refieren a un 2% de probabilidades de complicaciones. La cirugía plástica es una especialidad que se desprende de la cirugía general, y comprende, además de la estética y la plástica, a la cirugía reparadora, la oncológica, la pediátrica, la cirugía de manos, y la cirugía del paciente quemado. Es una especialidad en la que se requiere un amplio conocimiento, tanto de la clínica como de la cirugía general.

¿Qué tipo de complicaciones pueden surgir durante y después de una cirugía plástica?

Para Banegas, "las complicaciones más frecuentes son, básicamente, el hematoma en la zona quirúrgica (por ejemplo luego de un implante mamario), o la infección. Tratadas de manera expeditiva, ninguna de las dos trae un perjuicio para la salud del paciente".

En el caso de pacientes obesos o fumadores, o con un terreno varicoso en miembros inferiores, así como enfermedades de base (hipertensión, diabetes, cardiopatías, EPOC, entre otras), son pacientes a las que debe brindarse una atención especial.

"Muchas veces las pacientes, con la finalidad de ahorrar tiempo y dinero, impulsan al cirujano a realizar esos 'combos estéticos' maratónicos, que generalmente son exitosos y sin complicaciones, pero vale la pena destacar que es recomendable ir paso a paso, realizando procedimientos que no comprometan la salud, ya que detrás del deseo de verse bien existe un organismo al que debemos cuidar", concluye Banegas.

La versión española de la revista de moda Harper´s Bazaar compiló los retoques de las celebridades más hermosas que han pasado por el quirófano y luego se arrepintieron

Jane Fonda: a pesar de tener claro que el quirófano es parte del plan de belleza cuando se vive de la imagen, la actriz no siempre ha quedado conforme con el trabajo de los cirujanos. "Me aumenté el pecho porque pensé que me daría autoconfianza, y así fue durante un tiempo. Después, mi marido me dijo que odiaba las prótesis y yo empecé a odiarlas también", explica. Por eso se las quitó. Una operación más además de un lifting, una blefaroplastia y una lipo de papada.

Nicole Kidman: después de negar la evidencia durante años, Kidman reconoció haber estado "enganchada" al botox. Por lo visto, a ella tampoco le gustaba y ha prometido no volver a hacerlo. "¡Por fin ahora puedo mover la frente!".

La bella Nicole Kidman admitió que abusó del botox Shutterstock 162
La bella Nicole Kidman admitió que abusó del botox Shutterstock 162

Cameron Diaz, no más botox: admite que se pinchó un poco de botox y se vio tan rara que no le gustó nada. Según ha declarado, prefiere ver cómo envejece su piel a que su cara cambie hasta el punto de no reconocerse en ella.

Donatella Versace: entró al mundo de la moda una década más tarde que su hermano Gianni, en los 90. Desde allí no paró hasta ser hoy la dueña del Emporio Versace. La muerte de su hermano y la terrible enfermedad (anorexia) que aún hoy merodea a su hija Allegra impactaron sobre su rostro y cuerpo y delataron una especie de compulsión por las cirugías. Hoy confiesa haberse operado al punto de quedar "peor que antes".

Jamie Lee Curtis: siempre cuenta que el paso por el quirófano fue una auténtica pesadilla. "Nadie te cuenta que si aspiras grasa de una zona, sale por otra", reclama con su sentido del humor intacto. Para ella, la cirugía estética es absolutamente prescindible. "No funciona, así de simple. Me hice una pequeña liposucción, me puse un poquito de botox y nada", protesta. "¿Conoces a una sola persona a quien la cirugía estética no le haya dejado un aspecto raro?".

Cher no aprueba (una de) sus cirugías: una mujer conocida tanto por su carrera como por sus operaciones, sólo se queja de una intervención: la de sus pechos. "Quedaron peor que sin operar".

Demi Moore: niega haber pasado por el bisturí, sin embargo es un hecho que para rodar la película Striptease en 1999 llevaba unas prótesis mamarias que después desaparecieron. Los entendidos creen detectar, además, liposucción de abdomen y lifting de rodillas.

Grosby Group
Grosby Group

Courtney Love, ¿dónde están mis labios?: en una ocasión, la viuda de Kurt Cobain reconoció que se arrepentía de haberse inyectado. "Yo tenía una boca monísima con grandes y bonitos labios. Los quiero de vuelta", imploraba. Tampoco estaría de más que se deshiciera del resto de operaciones estéticas que se ha hecho en la cara.

Denise Richard: se puso en manos de un médico que decidió por ella y le colocó unas prótesis mucho mayores de lo que deseaba. Entró una tercera vez al quirófano para conseguir un tamaño más razonable. Y esta vez, lo consiguió.