163
163
 163
163

El camarógrafo venezolano Alejandro Ledo fue arrojado desde un segundo piso cuando grupos chavistas irrumpieron en la Alcaldía Mario Briceño Iragory de Maracay, en el estado de Aragua.

La brutal agresión a Ledo lo dejó gravemente herido, con fractura craneal y edema cerebral, por lo que fue trasladado al Hospital Central de Maracay, informó Roselba Díaz, jefa de prensa de la Alcaldía.

El camarógrafo fue agredido por siete personas que quisieron quitarle la cámara cuando filmaba los ataques que contra la sede de la Alcaldía. Según el propio alcalde Delson Guarate, fueron concejales y militantes del PSUV los que agredieron a los empleados. "Obreros entraron a la fuerza violentando integridad física" de los trabajadores de la municipalidad, escribió.

La protesta protagonizada en Venezuela por un grupo de huelguistas culminó con enfrentamientos y un saldo de 15 heridos. El síndico procurador de la alcaldía, Guillermo Luces, denunció que los manifestantes eran miembros de las Unidades de Batallas Hugo Chávez (UBCH) que agredieron al alcalde Delson Guárate y trabajadores de la Alcaldía de Mario Briceño Iragorry (MBI), informó una nota de prensa de Voluntad Popular.

Luces agregó que se trata de un "sabotaje sistemático durante dos años porque no han podido doblegar la voluntad del pueblo de Mario Briceño Iragorry" y advirtió sobre una "situación extrema contra el único alcalde opositor en el estado Aragua, donde asesinaron a su hermano, secuestraron a otro y le cortaron una oreja, han amenazado a su madre y permanentemente atacan la gestión y amedrentan a los trabajadores que acompañan a Delson".

Los responsables de ataque serían simpatizantes del chavista Tarek el Aissami, actual gobernador del estado de Aragua y uno de los acusados –junto al presidente de la Asamblea Nacional, Diosado Cabello- de lavado y tráfico de drogas por Estados Unidos. El Aissami ganó influencia en los últimos años en la cúpula del régimen por su cercanía con Hugo Chávez, quien lo nombró ministro de Interior.

De acuerdo a la periodista Carmen Elisa Pecorelli, el camarógrafo ya se encuentra consciente. "Ledo tiene un ojo totalmente golpeado, no soporta el dolor de cabeza y tiene hematomas generalizados", detalló.

Según Pecorelli, el camarógrafo tiene miedo debido a que esta no es la primera ocasión en la que es agredido. Hace un año y medio, cuando trabajaba en Globovisión, debió ser operado de la columna luego de que en una manifestación fuera atropellado.