AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 Reuters 163
Reuters 163
 AFP 163
AFP 163
 AP 163
AP 163
 AP 163
AP 163
 AP 163
AP 163
Jennifer Lawrence

es una de las más bellas actrices de

Hollywood

y también una de las más talentosas. Tan es así que fue ganadora de un premio

Oscar

como mejor actriz. Pero su rostro inigualable y su increíble figura, que la hicieron famosa, además, están muy vigentes en los últimos meses por sufrir un hackeo en su cuenta de iCloud, que dejó al descubierto sus fotos más íntimas.


Ayer, Lawrence estuvo en la presentación de su más reciente película, que promete ser un récord de taquilla mundial: The Hunger Games. En la avant premiere mundial del film lució un increíble vestido blanco que impactó por su espalda descubierta. Pero sobre todo, los presentes hablaron de su modelo Dior que utilizó en la fiesta posterior a la proyección de su obra.




Y fue el escote el que le jugó una mala pasada a la joven de 24 años cuando llegaba a la fiesta que se ofrecía y de la que también participaron Liam Hemsworth, Josh Hutcherson, Juliane Moore y Donald Sutherland.


En el auto junto a sus asistentes y a la cantante Lorde, el prominente escote del vestido permitió entrever ambos senos de Lawrence, motivo que fue la comidilla de la prensa internacional, de los fotógrafos y "tuiteros" más atentos, que sacaron provecho del incómodo momento. Sin embargo, a la bella artista no pareció preocuparle demasiado pese a la evidencia que mostraba su impactante y glamoroso vestido.



En la noche del lunes se presentó la primera de las tres películas que componen la trilogía de The Hunger Games y que promete ser un éxito mundial de taquilla, no sólo por sus intérpretes, sino también por la atrapante historia que relata. En este debut, pueden observarse las últimas escenas grabadas por el actor Philip Seymour Hoffman, quien falleció en febrero pasado, cuando ya el film había sido totalmente rodado.