AFP 163
AFP 163

Desde que el Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) inició su campaña de terror en Siria e Irak, ha tomado medidas para evitar que el resto del mundo consiga información sobre cómo funcionan su estructura interna y su sistema administrativo.

El Grupo Soufan, una firma que provee servicios de inteligencia a gobiernos y organizaciones internacionales, recopiló información de diversas fuentes, declaraciones, medios informáticos y filtraciones en las redes sociales para redactar un detallado informe sobre el funcionamiento del ISIS, en el que abarca asuntos que van desde su nacimiento hasta sus operaciones financieras.

En el reporte, titulado sencillamente "El Estado Islámico", el grupo asegura que los bombardeos de la coalición tan sólo servirán para limitar la expansión del ISIS. Sin embargo, destacó que "a menos que pueda mantener la infraestructura pública, cumpla con las demandas de alimento, agua, asistencia médica, sanidad y energía, y construya y sostenga una economía funcional, (el ISIS) no sobrevivirá".

Uno de los puntos más importantes del informe explica con lujo de detalles qué personas conforman el liderazgo de la organización yihadista y cuáles son los consejos que coordinan el califato:

Con el autoproclamado califa Abu Bakr al Baghdadi a la cabeza, el gobierno del califato está dividido en tres consejos principales: los eruditos religiosos, el consejo de la sharia y el de la shura.

Los eruditos religiosos son tres especialistas reclutados para darle legitimidad religiosa al califato, pero no cumplen funciones de gobierno. Estos son Omar al Qahtani, considerado un sabio sunita; Turki al Benali, encargado de los reclutamientos en Siria; y Osman al Nazeh al Asiri, cuya maestría en jurisprudencia islámica ha servido para apaciguar a potenciales desertores.

Considerado el cuerpo más poderoso, el Consejo de la Sharia interpreta la ley islámica y se asegura de que los ciudadanos la cumplan o sean castigados. Es supervisado directamente por Al Baghdadi, pero las identidades de sus seis miembros son desconocidas.

La autoridad política del Estado Islámico, el Consejo de la Shura, sigue las órdenes de al Baghdadi. De sus entre nueve y once miembros, sólo se conocen siete:

Considerado la mano derecha de Al Baghdadi, Abu Muslim al Afari al Turkmani es el responsable de la coordinación de las operaciones en Irak y dirige el Consejo Provincial. Durante el régimen de Saddam Hussein, presuntamente se desempeñó como oficial de inteligencia militar y en las fuerzas especiales.

Como otro hombre de confianza de autoproclamado califa, Abu Ali al Anbari gestiona las operaciones en Siria y controla el Consejo de Seguridad e Inteligencia, a través del cual recibe información de todo lo que ocurre en la región.

Abu Arkan al Amiri es el líder del Consejo de la Shura. Se encarga de trasmitir las órdenes de Al Baghdadi, Al Anbari y Al Turkmani y se asegura de que sean cumplidas.

Durante el gobierno de Saddam Hussein, Abu Ayman al Iraqi se desempeñó como coronel en la división de Inteligencia de Defensa Aérea. Se cree que pasó tres años detenido y tiene una reputación de ser patológicamente violento.

Abu Muhammad al Adnani es el vocero de la organización, fue capturado en Irak en 2005 por enfrentarse a tropas estadounidenses y fue liberado cinco años más tarde.

Como líder del Consejo de Medios, Abu al Athir Amr al Absi gestiona una red de escritores y blogueros y hace de intermediario entre el ISIS y líderes religiosos de la región.

Se sospecha que Omar al Shishani, un combatiente fácilmente identificado por su prominente barba roja, pertenece al Consejo de la Shura debido a su alto rango y perfil. Es un ex soldado georgiano que lidera una unidad de combatientes chechenos.

El Grupo Soufan también identificó a otros miembros que, aunque no tienen cargos políticos, cumplen funciones importantes dentro de la organización yihadista:

Miembro del Consejo Militar, Fares Reif al Naima gestiona los suministros de armas del ISIS y el sistema de correos del califato.

Lo poco que se sabe de Abu Yahya al Iraqi, el guardaespaldas de Al Baghdadi, es que nunca deja solo al califa y que fue elegido para el puesto por Al Anbari, por lo que podría ser un espía del líder del Consejo de Seguridad e Inteligencia.

Abu Safwan al Rifai se desempeñó como oficial militar durante el gobierno de Saddam Hussein. Ahora es el subcomandante del Consejo de Seguridad e Inteligencia, desde donde gestiona un programa de asesinatos de amenazas, como disidentes y desertores.

Abdulla Ahmad al Mishhadani se encarga de que combatientes extranjeros tengan un lugar donde hospedarse y se cree transporta a atacantes suicidas a sus objetivos.

Abdul Rahman al Afari es el gestor de un programa de apoyo para familias de yihadistas que realizan ataques suicidas y se asegura de que sean mantenidas económicamente.

Como miembro del Consejo Militar, Khairy Abed Mahmoud al Taey coordina el despliegue de bombas y explosivos para causar caos en las ciudades que el ISIS ataca.