Reuters
Reuters
Reuters
Reuters
Reuters
Reuters
 162
162
 162
162
 162
162
Reuters
Reuters
Reuters
Reuters

Trabajadores de una firma productora de documentales recuperaron cartuchos del juego ET de Atari de un montón de basura enterrado en el desierto en Nuevo México, con lo que se dilucidó finalmente toda una leyenda urbana.


La búsqueda de los cartuchos de un juego que contribuyó a la desaparición de Atari será presentada en un documental sobre la mayor compañía de juegos de video de inicios de la década de 1980.


Mientras una excavadora esparcía un enorme montón de basura y tierra en la arena, el equipo de documentalistas detectó cajas y folletos con el logotipo de Atari. Poco después apareció un cartucho... y otro y otro.


El director de cine Zack Penn mostró a un grupo de fanáticos de juegos uno de los cartuchos recuperados del sitio y dijo que centenares más estaban entre las montañas de basura.


Unos 200 vecinos de la zona y entusiastas de videojuegos se congregaron el sábado por la mañana en el depósito de basura en Alamogordo para ver al equipo buscar hasta un millón de ejemplares descartados de ET the Extra-Terrestrial, que el fabricante del juego quería ocultar para siempre.


"Me siento muy aliviado y entusiasmado de que realmente pudieron ver algo", dijo Penn mientras miembros del equipo de producción revisaban entre los montones de basura, sacando cajas, juegos y otros productos de Atari.


La mayoría de los congregados se fueron del lugar antes del descubrimiento, a causa de fuertes vientos que causaron enormes nubes de polvo junto mezclado con basura.


Juego ET Atari
Así era el juego de ET para Atari

Para cuando se hallaron los juegos, apenas quedaban unas pocas decenas de personas. Algunas estaban jugando el juego en una galería improvisada con un televisor y una consola de los años 80 en un vehículo, mientras que otros se tomaban fotos junto a un muñeco de tamaño natural dentro de un auto estilo DeLorean como el convertido en una máquina del tiempo en las películas de Back to the Future.


Entre los presentes estaba Armando Ortega, un funcionario municipal que era un adolescente en 1983 cuando recibió un aviso de un empleado del depósito de basura de que habían tirado una gran cantidad de videojuegos.


"Estaba completamente oscuro aquí esa noche, pero vinimos con linternas y encontramos decenas de juegos", recuerda. Los adolescentes desafiaron la oscuridad, serpientes y coyotes en el depósito y tuvieron que escabullirse para no ser detectados por el guardia de seguridad, pero valió la pena.


El documental sobre la búsqueda es producido por varias compañías, como Xbox Entertainment Studios y se espera se estrene más adelante este año en las consolas Xbox de Microsoft. Desde la empresa ya celebran el descubrimiento.