Un sindicalista falleció, otro sufrió heridas de bala, dos con heridas de arma blanca y uno con politraumatismos, además de cuatro personas detenidas. Por el momento, ese fue el saldo luego de un sangriento enfrentamiento entre dos facciones de la UOCRA que se registró este mediodía en Villa Fiorito, partido de Lomas de Zamora.

Según los primeros trascendidos, los grupos pertenecientes al gremio de la construcción, comandado por Gerardo Martínez, volvieron a protagonizar un violento cruce por ocupar espacios de poder.

La víctima fatal, Adolfo Ávalos, de 39 años, ingresó a la Unidad de Pronta Atención de Lanús con una herida de arma de fuego en el tórax, lesión cardíaca grave, y murió a los 5 minutos, a pesar de habérsele efectuado las maniobras de recuperación cardiopulmonar básicas y avanzadas.

Tras el enfrentamiento que se produjo en la calle Rivera 430, desde el sindicato responsabilizaron directamente a Martínez por los lamentables episodios. "Los trabajadores recibieron una balacera proveniente de un auto identificado con la UOCRA, resultando heridos varios de ellos; Martínez ha montado una patota criminal que mantiene amenazados y hostilizados a los trabajadores de la construcción".

"Este asesinato es otra muestra de que la descomposición de la UOCRA ya se encuentra en un punto sin retorno", denunció Víctor Grosi, secretario general de SITRAIC.

Grosi reclamó "que se cite inmediatamente a declarar a Walter Leguizamon (jefe de la seccional Lomas de Zamora del gremio) y a Martínez, que se intercepten las llamadas telefónicas de estos meses que seguramente darán cuenta de todo tipo de tropelías".

Luego de la balacera, la policía bonaerense detuvo a cuatro personas vinculadas al tiroteo. En su poder tenían gomeras, cuchillos y bidones con combustible. Hasta el momento se desconoce si los arrestados habrían sido los mismos que efectuaron los disparos con las armas de fuego.

Los heridos

Andrés Nogueira, de 29 años, atendido por heridas múltiples en la espalda efectuadas con arma blanca y por un intento de ahogamiento en el Riachuelo. Se le efectuaron las curaciones y suturas correspondientes, fue compensado con oxígeno y está fuera de riesgo. Se encuentra en la Unidad de Pronta Atención de Lanús.

Alcides Nogueira, de 64 años, sufrió también una herida de arma blanca en la cabeza e intento de ahogamiento. Se le colocó suero y oxígeno y fue suturado.

Marcelo Cardozo, de 45 años, ingresó con politraumatismos y dificultad respiratoria, fue reanimado y se le suministró oxigenoterapia. Está  fuera de riesgo.

Además, Marcelo Fernández, de 40 años, sufrió una herida de bala en la pelvis. Fue estabilizado, se le realizó una ecografía abdominal y luego se lo derivó al Hospital Evita. Allí ingresó al quirófano de inmediato por una posible perforación intestinal. El paciente se encuentra en estado crítico.