Seguramente el Papa Francisco sea recordado en el futuro por miles de revoluciones que realizó dentro de la Iglesia. Cambios en la forma de vivir, de expresarse y de llevar adelante una de las instituciones más importantes e influyentes del mundo. Pero también se guardará una apostilla para comentar su fanatismo futbolero. 'Enfermo' de San Lorenzo y del deporte con más seguidores en toda la tierra, el Papa argentino se armó un rincón muy especial dentro del Vaticano.


En un rincón del sitio más importante para los católicos, Francisco colocó en una pequeña vitrina las ofrendas futboleras más importantes que recibió. Semana tras semana, sorprende a todos haciendo algún gesto con el fútbol. Como cuando recibió a los planteles argentinos e italianos, en la previa de un amistoso entre ambos. O a la delegación de San Lorenzo tras salir campeones. Y también al mismo Carlos Tevez con su familia, entre tantos otros hechos relaciones a dicho deporte.


Lo cierto es que en cada reunión, Francisco recibe un regalo de sus visitantes y ahora armó un espacio para colocarlos. Tal cual muestran las fotos subidas por el sitio partidario Perfil Sanlorencista, el Papa tiene una vitrina en medio del Vaticano con la remera de Lionel Messi de la Selección, la camiseta de San Lorenzo campeón junto a la copia del trofeo y los guantes con los que Sebastián Torrico le dio 'medio' campeonato a su querido 'Ciclón'. Un Papa bien futbolero