Nuevos atentados de Al Qaeda en Irak dejaron al menos 52 muertos

 AP 163
AP 163
 AP 163
AP 163
 AP 163
AP 163
 AP 163
AP 163
 AP 163
AP 163
 AP 163
AP 163
 AP 163
AP 163
 AP 163
AP 163
 AP 163
AP 163
 AP 163
AP 163
 AP 163
AP 163
 AP 163
AP 163
 AP 163
AP 163
 AP 163
AP 163

Al menos 52 personas murieron este miércoles en varios ataques con bomba en Bagdad y cerca de la ciudad de Baquba, en el norte de Irak, según confiaron fuentes policiales y de hospitales.

En el ataque más letal, una bomba estalló durante la celebración de un funeral, donde los asistentes conmemoraban la muerte hace dos días de un miliciano suní partidario del Gobierno. La explosión dejó 18 muertos y 16 heridos en Shatub, una localidad al sur de Baquba.

Dos años después de que las tropas estadounidenses abandonaron Irak, la violencia se ha elevado hasta sus mayores niveles desde el derramamiento de sangre entre sunitas y chiítas en el período 2006-2007, cuando murieron decenas de miles de personas.

El Estado Islámico de Irka y Levante (EIIL), grupo extremista vinculado con Al Qaeda, continúa con una campaña de ataques dirigidos, en su mayoría, contra objetivos estatales, civiles chiítas y sunitas considerados leales al Gobierno chiíta.

Además, media decena de coches bomba explotaron en la capital iraquí de Bagdad, la mayoría en distritos chiitas, dejando 34 muertos y 71 heridos.

La violencia en Irak cada vez se acentúa más luego de la irrupción de la red terrorista en las ciudades de Fallujah y Ramadi hace más de dos semanas, en desafío al gobierno del primer ministro Nouri Al Maliki, a quien acusan de haber relegado a la minoría sunita.