El lamento de Patronelli por el abandono: "Me ganó el Dakar"

El piloto de Yamaha sufrió una falla en la tercera etapa producto de la altura y su cuatriciclo cayó en un barranco. "Se me partía el corazón, se me vino un poquito el mundo abajo", dijo. Admitió que esta podría haber sido su última participación en el rally. De nuestro enviado especial

 Télam 162
Télam 162
 Télam 162
Télam 162
 AFP 162
AFP 162

Amargado pero tranquilo y de buen humor, Marcos Patronelli regresó al vivac en el autódromo El Zonda de San Juan luego de abandonar en la tercera etapa del rally Dakar por un accidente durante el tramo especial, cuando marchaba como líder de la clasificación general.

Con la amabilidad que lo caracteriza, atendió a la prensa y explicó que sufrió una falla en el cuatriciclo producto de la altura y perdió el control del vehículo en una subida. "Mala suerte, son cosas que pasan, se me pasaba de nafta y se paró, por no perder tiempo quise seguir y perdí la carrera", indicó.

Patronelli contó que durante el especial tenía que subir una ladera y el vehículo perdió potencia. "La montaña me llevaba, iba para el costado, para arriba y para abajo a la vez, esa era mi sensación, entonces di la vuelta, porque había una pendiente muy pronunciada de unos 800 metros, el cuatri se había calzado en un escalón del terreno, y cuando intento sacarlo salió volando para abajo", precisó.

Con la mirada baja y frunciendo los labios dijo: "Se me partía el corazón, porque el cuatri voló en mil pedazos, quedó totalmente destrozado". Y añadió: "Se me vino un poquito el mundo abajo, me ganó el Dakar".

El piloto de Las Flores contó que se bajó del vehículo e intentó sostenerlo, pero no pudo. Entonces se quedó de brazos cruzados. "No podía hacer nada, si me quedo cinco minutos más me caigo hasta abajo", añadió.

"Me duele mucho porque para un Dakar uno se entrena, se prepara, deja muchas cosas durante el año y me da mucha lástima por el equipo y los patrocinadores, que hicieron mucho para que estemos acá", sostuvo.

Patronelli asumió la culpa de lo sucedido. "Por no querer perder diez minutos perdí la carrera", se lamentó. "Le agradezco al Dakar por hacer etapas difíciles, porque sino no tiene gracia", indicó.

"Estoy contento por estar acá pero estoy amargado por todo lo que significa el Dakar. No sé cuántos más podré correr, este podía ser el último, va a ser muy difícil correr uno más por la familia, mi mamá sufre mucho conmigo. No me interesaba ganar, lo hago porque me gusta esta competencia", dijo.

En tono de broma agregó: "En 2009 salí segundo, en 2010 gané, en 2011 abandoné (por un problema en sus tobillos), en 2012 volví a ser segundo, en 2013 gané y ahora vuelvo a abandonar. El año que viene corremos con Alejandro (Patronelli, su hermano), él gana y en 2016 vuelvo a ganar".