Buenos Aires, entre el fenómeno zombie y el efecto halloween

  162
162
  162
162
 Verónica Guerman 162
Verónica Guerman 162
 Nicolás Stulberg 162
Nicolás Stulberg 162
 Nicolás Stulberg 162
Nicolás Stulberg 162
 Nicolás Stulberg 162
Nicolás Stulberg 162
  162
162
 Verónica Guerman 162
Verónica Guerman 162
 Verónica Guerman 162
Verónica Guerman 162
 Verónica Guerman 162
Verónica Guerman 162
 Verónica Guerman 162
Verónica Guerman 162
 Nicolás Stulberg 162
Nicolás Stulberg 162
 Verónica Guerman 162
Verónica Guerman 162
 Verónica Guerman 162
Verónica Guerman 162
 Verónica Guerman 162
Verónica Guerman 162
 Nicolás Stulberg 162
Nicolás Stulberg 162

El contexto ayuda para que Buenos Aires sea declarada ciudad zombie. Y en la idea de revisar tendencias socioculturales que nos rodean, los ataúdes, vampiros y las brujas llegaron para quedarse.

El domingo pasado se realizó en pleno Palermo el Zombie Walk Argentina que convocó a más de 35 mil personas vestidas de muertos vivientes y de sus parientes cercanos.

El evento es un clásico alrededor del mundo para los cultores de los zombies pero en Buenos Aires tiene la particularidad de ser uno de los tres más multitudinarios del mundo. Para sumar efecto al miedo, la cercanía de la celebración de Halloween, el próximo 31 de octubre,  que logró cierto arraigo local, sobre todo entre los más chicos, tiñe el mes de color naranja.

Las vidrieras porteñas no quedaron exentas del tema "muertos vivos" y a través del arte expresaron su propia versión del fenómeno con impacto y provocación para los transeúntes de la ciudad.

Vidriera arty

El caso de la tienda de ropa vintage Juan Pérez en pleno Barrio Norte porteño es una buena mezcla de arte y  provocación pura. La vidriera en los últimos años quedó reservada a la expresión de  diferentes  artistas que hacen sus instalaciones en diferentes decibeles y formas,  todas con un objetivo parecido que es  llamar la atención de transeúntes,  vecinos y clientes  a partir  de conceptualizar  diferentes historias de la vida cotidiana.

 Nicolás Stulberg 162
Nicolás Stulberg 162

La vidriera actual de Juan Pérez   inspirada en el mes de Halloween y en la fecha del Día de los Muertos, dispara una propuesta polémica: un  ataúd abierto, con el cuerpo de un maniquí vestido de  "dandy" en su interior.

Vecinos, clientes y transeúntes no salen de su asombro cuando pasan por la vidriera y la polémica está instalada en el propio frente de la tienda.

"Por nuestras vidrieras pasaron diversos artistas que cuentan historias sobre la vida misma y provocan desde el arte. Hay vidrieras que duran un mes y otras por su impacto y trabajo las hemos dejado hasta un año. El  propio artista Carlos Regazzoni participó con una vidriera que duró seis meses con una instalación de hierro.  A partir de la vidriera de Regazzoni nos convocaron para participar del circuito Gallery Nigths y para nosotros fue un verdadero orgullo" , explica la responsable de la marca Juan Pérez, Paulette Selby.

  162
162

"La idea de la vidriera surgió pensando en el mes de Halloween y en el  Día de los Muertos, para jugar con la idea de la muerte: este es un Juan Pérez  vampiro adentro de un ataúd que representa su muerte futura", sintetiza el artista Pablo Soler, a cargo de la vidriera y de la imagen de Juan Pérez.

La reacción de la gente

"La reacción de la gente es muy interesante, y está bastante polarizada: están los que se quejan y les parece horrible y también los que se divierten; y entran al local y se sacan fotos junto al ataúd", agrega Soler.

"El concepto de la tienda es integrador. Aquí  compra ropa desde un juez hasta una persona que no tiene un mango. Lo vintage, que  técnicamente es ropa antique o de décadas pasadas, no es excluyente. Hay ropa usada vintage pero también vendemos ropa sin usar y saldos de marcas que nos gusta el diseño como Jazmín Chebar o Evangelina Bomparola. La semana pasada Antonio Gasalla vino a comprar ropa, por ejemplo. Nuestro público es amplio, diverso y cosmopolita, de eso se trata la propuesta", remarca Selby.


"Como artistas quisimos jugar con el humor, sacándole dramatismo a la muerte. Este Juan Pérez vampiro es un dandy de los años 60, que está celebrando su muerte, casi vivo. Su lápida dice que nació el 31 de octubre de 1997 - el mismo día que nació la marca-  y murió  el 2 de noviembre de 2013.  Alrededor del ataúd hay tres maniquíes de mujer que representan a sus tres viudas. Sabíamos que iba a movilizar emociones fuertes, también nos pasó a nosotros cuando manipulamos el ataúd", explica Soler .

  162
162

Para Selby,  una vidriera como la del ataúd sabe que horroriza a muchos vecinos."De eso de trata el arte:  de provocar e incomodar. La idea de esta vidriera es homenajear el día de los muertos, la naturalidad de la muerte. Estamos preparando una próxima que seguramente generará más polémica:  queremos poner a varios maniquíes sentados en inodoros para una idea hoy muy  vigente que dice que ser natural es ir al baño.  Buscamos el impacto pero también divertir", resume.

Sobre Halloween

La celebración de Halloween  también conocida como Noche de Brujas es una fiesta de origen celta que se celebra internacionalmente en la noche del 31 de octubre;  con fuerza en los países anglosajones, muy especialmente en Estados Unidos, Canadá, Irlanda y Reino Unido.

En Hispanoamérica va encontrando su lugar y cada vez reúne más adeptos en Colombia, España, México, Perú, Argentina y  Chile. Sus raíces están vinculadas con la conmemoración celta del Samhain y la festividad cristiana del Día de Todos los Santos, celebrada por los católicos el 1 de noviembre. El día se asocia con los colores naranja, negro y morado y está fuertemente ligado a símbolos como las calabazas caladas, las  jack-o'-lantern.

  162
162

Las actividades típicas de Halloween son el famoso truco o trato y las fiestas de disfraces, además de las hogueras, la visita de casas encantadas, las bromas, la lectura de historias de miedo y mirar películas de terror.

Zombie Walk Argentina  

El pasado domingo 13 los zombies salieron a caminar  por la Ciudad de Buenos Aires y  hasta llegaron a tomar algo de sol. La séptima edición de la Zombie Walk Argentina es un evento libre y abierto para toda la familia, y se extendió desde Plaza San Martín, Retiro, hasta Parque Thays.

Entre otras actividades, hubo un desfile "cosplay" y se enseñó la coreografía de "Thriller" que luego bailaron todos juntos en homenaje a Michael Jackson antes de arrancar con la marcha por el centro porteño.

 Verónica Guerman 162
Verónica Guerman 162

La Zombie Walk se convirtió ya en una tradición anual que tiene lugar en todas las grandes ciudades del mundo. La idea central del evento es  despertar conciencia, y también quedó atravesado por fines solidarios: los  alimentos no perecederos fueron donados a los comedores infantiles,  Fundación Sol Naciente y  el Hospital Infanto Juvenil Tobar García.

Los fanáticos definen al Zombie Walk como  una "Pacifestación" -una reunión pública, festiva y pacífica de gente que desfila pidiendo conciencia universal. A mitad de camino entre la performance, el teatro callejero, la acción espontánea, la fotografía y la grabación de películas que reúne a los amantes del cine fantástico de terror y bajo presupuesto.

Los organizadores bajo la consigna "Sacá el zombie que hay en vos" quedaron muy satisfechos con la convocatoria. "Se trata de construir desde lo artístico un espacio de integración multitudinario. Miles de almas despertando, buscando y construyendo una sociedad más comprometida en el evolucionar del humano y sus derechos", explicó Reynaldo Rataplin, líder del Zombie Walk.


Estuvo presente la Asociación Argentina de Hemoterapia y Inmunohematología, fomentando la donación de sangre, y el INCUCAI concientizando sobre la donación de médula ósea. El evento contó con el apoyo de Promoción Cultural del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.