Reuters 162
Reuters 162
 Reuters 162
Reuters 162

El Centro Simon Wiesenthal urgió al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, a que inteviniera personalmente para poner fin a los ataques antisemitas contra el candidato presidencial de la oposición para las elecciones del mes de octubre, Henrique Capriles Radonski.

El artículo El enemigo es el sionismo: un barranco como solapada promesa, firmado por Adal Hernández y publicado en el sitio web de Radio Nacional de Venezuela, presenta a Capriles Radonski como "descendiente de una familia de judíos sefardíes de Curaçao [por rama paterna] y de una familia judía ruso-polaca [que huyó del nazismo y encontró refugio en Venezuela, por rama materna] (http://www.rnv.gov.ve/noticias/?act=ST&f=15&t=176836). Pese a estas raíces judías, Capriles Radonski practica la religión católica.

El texto pretende descalificar al candidato opositor debido a sus orígenes judíos, encubriendo los ataques como "antisionismo". Hernández describe el sionismo como "la ideología del terror, de los sentimientos más putrefactos que representan a la humanidad; ímpetus supuestamente patriotas basados en la avaricia, que cumple con la lógica de que 'todo nacionalismo sin patria es, por necesidad, una empresa de conquista'".

El artículo abona teorías conspirativas y concluye que "este es nuestro enemigo, el sionismo que hoy representa Capriles Radonski, que nada tiene que ver con una oferta nacional e independiente. En octubre hay dos propuestas claras para Venezuela, la de la Revolución Bolivariana (…) y la del sionismo internacional, que amenaza con la destrucción del planeta que habitamos".

En una carta a Chávez, el Dr. Shimon Samuels (Director de Relaciones Internacionales del Centro Wiesenthal) y Sergio Widder (Director para América Latina) manifestaron: "El uso del antisemitismo como herramienta de lucha política impugna la democracia y viola la Declaración de Costa do Sauipe que Ud. firmó junto con sus colegas Cristina Kirchner y Luiz Inácio Lula da Silva en 2008, condenando expresamente el antisemitismo y toda forma de racismo, así como también la Declaración contra el Antisemitismo propuesta por nuestro Centro y aprobada por el PARLATINO (Parlamento Latinoamericano) en diciembre de 2011".

"Urgimos al presidente Chávez a poner fin a esta campaña que seguramente se tornará más amenazante a medida que se aproxime la fecha de las elecciones. Chávez detenta la máxima responsabilidad por los medios estatales y puede, personalmente, detener sus diatribas, en este caso, a través de su condena pública, de disciplinar a Radio Nacional de Venezuela, y ordenar a su director a emitir una disculpa pública hacia Capriles Radonski y hacia la comunidad judía por esos comentarios antisemitas", señaló Samuels.

"De hecho, Chávez es la única persona que puede frenar estos ataques. Su falta de respuesta efectiva sería un apoyo y un estímulo a favor del racismo", finalizó Widder.