Los porteros aseguran que cumplirán con la prohibición de baldear veredas martes y jueves

  162
162

En las próximas semanas, luego de que el Gobierno porteño reglamente la ley sancionada por la Legislatura, los encargados de edificios de la ciudad de Buenos Aires no podrán baldear las veredas los martes y los jueves. La medida apunta a disminuir el consumo de agua potable y fomentar el uso responsable de ese bien.

Según la nueva norma, sólo podrán lavar la vereda los lunes, miércoles, viernes y fin de semana, entre las 22 y las 9. Los martes y jueves podrán barrer sin utilizar agua u otros productos líquidos.

Por costumbre, la mayoría de los porteros de edificios despilfarran diariamente litros y litros de agua. De hecho, se calcula que una manguera abierta arroja unos 50 litros cada 10 minutos.

En diálogo con Radio 10, Víctor Santamaría, secretario general del gremio de los porteros (SUTERH) aseguró que cumplirán con la medida. ?Son medidas interesantes, pero desmiento que las medidas hayan sido consultadas con el sindicato. Me parece que es una buena medida, pero tenemos que colaborar todos, cosa que no se hace. Creo que colabora en ayudar a cuidar el agua, que es un elemento muy importante para la vida humana. Por eso garantizamos que vamos a cumplir con la disposición?.

Asimismo, admitió que entre los encargados hay una cultura de derroche del agua. ?Son medidas que tienden al cuidado del agua. Y también hay muchos compañeros nuestros que abusan del agua, cosa que también hay que cambiar. Como el agua sobra y sale barata, no se toma conciencia del cuidado que requiere?.

La ley, que fue impulsada por el legislador del PRO Gerardo Ingaramo, obliga a los encargados a usar pistolas de riego que permiten el corte automático y evitan el derrame. De esta forma se podrá reducir aproximadamente a la mitad el uso del agua para lavar las veredas. Quienes no cumplan con los requisitos impuestos deberán pagar una multa que va desde los 60 a 600 pesos.

La ley no alcanza a hospitales, clínicas, bares, restaurantes o velatorios, ya que las mismas podrán mantener la periodicidad habitual de la limpieza de todos los días por una cuestión de higiene.