Conquistar Atenas en sólo un día es imposible. Los 2500 años de historia por los que se atraviesa con cada paso son inexpugnables y tenaces. La vieja y la nueva Atenas son una sola cosa. Una armonía inverosímil que no se deja definir por menos mortales. Sin embargo, si se cuenta con unas escasas 24 horas, recorrer sus mayores atracciones es posible, pero, al final del día, uno se propondrá regresar nuevamente.

La capital de la Grecia moderna le debe su nombre a Palas Atenea. Según la leyenda, la diosa de la sabiduría -y de la civilización, la guerra, y la estrategia, entre otros atributos- venció en un duelo a Poseidón. El "enfrentamiento" en realidad consistió en realizar un regalo al pueblo: el dios de los mares golpeó el suelo con su tridente e hizo brotar agua salada, mientras que Atenea plantó un olivo. La hija de Zeus se convirtió así en la patrona de Atenas.

Las atracciones clásicas de Atenas siguen siendo hoy el principal atractivo del viajero que arriba a Grecia (istock)
Las atracciones clásicas de Atenas siguen siendo hoy el principal atractivo del viajero que arriba a Grecia (istock)

Y nadie puede negar que ganarse la devoción de los atenienses valiera la pena. Más de dos milenios después, la ciudad continúa reinventándose. Atenas no es sólo un gran museo al aire libre, testigo de una historia rica y tumultuosa, sino que en el siglo XXI vibra con una potencia que no parece apagarse. Galerías de arte contemporáneo, barrios jóvenes y modernos, bares que ofrecen un sinfín de posibilidades y una cultura gastronómica de primera.

Pero las atracciones clásicas de Atenas siguen siendo hoy el principal atractivo del viajero que arriba a Grecia. No hay nada como la larga y empinada caminata hacia la Acrópolis, en una clara peregrinación hacia el símbolo máximo de la civilización moderna.

Guía de supervivencia para 24 horas en Atenas

No hay un mal momento para ir a Atenas (IStock)
No hay un mal momento para ir a Atenas (IStock)

Cuál es el mejor momento para ir

No hay un mal momento para ir a Atenas, pero mayo quizás sea el mejor mes para recorrer las atracciones al aire libre, ya que ofrece el clima ideal: un calor primaveral, lejos de las altas temperaturas -y las multitudes- que caracterizan esta zona entre junio y agosto.

Llegar a Atenas

Una vez en el Aeropuerto Internacional Eleftherios Venizelos, la opción más rápida es tomar el subte. Por 10 euros por persona, la línea 3 del metro (Aghia Marina – Douk. Plakentias – Aeropuerto Internacional de Atenas), se llega al centro de la ciudad. Los trenes salen cada media hora todos los días desde las 6.30 am hasta las 11.30 pm y el viaje dura unos 40 minutos.

La historia, la juventud y la tranquilidad confluyen en Atenas de una manera única (istock)
La historia, la juventud y la tranquilidad confluyen en Atenas de una manera única (istock)

Dónde hospedarse

Más del 18% del PBI de Grecia proviene del turismo, por lo que en la ciudad no escasean para nada opciones para hospedarse, desde hostels hasta establecimientos cinco estrellas, y todos con precios mucho más bajos que en otras grandes ciudades europeas. Lo recomendable es quedarse cerca de la Plaza Síntagma o en Monastiraki, los centros neurálgicos de Atenas, cerca de todas las atracciones.

Dinero: ¿efectivo o tarjeta?

Visitar Atenas es relativamente barato, y un gasto promedio por persona ronda entre los 130 euros y 250 euros al día. No aceptan tarjeta en todos los lugares, por lo que es recomendable tener efectivo. Hay muchos cajeros automáticos en el centro, pero son más difíciles de encontrar en las zonas residenciales, por lo que es mejor ir preparado.

A sweetheart place 🔝🔝😎😎 #lets_have_a_nice_weekend_babies

Una publicación compartida de Konstantinos Papafilis (@kostaspapafilis) el

Gastronomía

Sólo la comida de Atenas hace que valga la pena el viaje. Sentarse en alguno de sus tantos bares y restaurantes y disfrutar de algunas de sus delicias locales no tiene precio, y, si hablamos de precio, comer aquí es muy barato. Las especialidades que hay que probar son las mousakas -una especie de lasaña realizada con carne picada de cordero, berenjenas, salsa blanca y tomate-, gyros -pan de pita relleno con carne de pollo o cordero, salsa y verduras varias- y souvlaki -una brochette de cordero, pollo, cerdo, pescado o camarones. El yogurt griego es un elemento esencial de la gastronomía local, tanto para el desayuno como ingrediente para la comida tradicional. Imprescindible también probar el ouzo, un licor elaborado a base de uvas maduradas y anís, con sabor dulce.

Los imperdibles para visitar en Atenas

Ágora de Atenas

El Hefestión, en el Ágora de Atenas (istock)
El Hefestión, en el Ágora de Atenas (istock)

El Ágora de Atenas fue el centro político, religioso, social y comercial de la antigua Atenas. De todos los sitios históricos de la capital griega, el Ágora es uno de los mejores para arrancar el viaje, para entender bien cómo era la vida en la Grecia antigua y para caminar por los mismas calles que recorrían Sócrates y Platón. Los lugares principales para no perderse son el Hefestión, la Iglesia de los Santos Apóstoles y el Stoa de Átalo.

Cambio de Guardia

El cambio de guardia se realiza en la Plaza Syntagma (istock)
El cambio de guardia se realiza en la Plaza Syntagma (istock)

El cambio de guardia más famoso del mundo será el de Londres, pero el de Atenas no tiene nada que envidiarle. Se realiza en la Plaza Syntagma, donde se encuentra el Parlamento griego. Además, aquí se encuentra la Tumba del Soldado Desconocido, un homenaje a todos los griegos caídos que lucharon por su país. Gran parte del atractivo de el cambio de guardias -que se lleva a cabo a cada hora- son las vestimentas, ya que los evzones que custodian el lugar visten un traje tradicional griego, con falda blanca con pliegues y zapatos con pompones negros. Es un especie de baile único para el que vale la pena hacerse un lugar.

Acrópolis

la Acrópolis se puede ver desde casi cualquier parte de Atenas (istock)
la Acrópolis se puede ver desde casi cualquier parte de Atenas (istock)

Atenas fue construida alrededor de la Acrópolis. Literalmente "la ciudad alta", desde cualquier rincón de la ciudad, basta mirar para arriba para verla en todo su esplendor, con el Partenón como protagonista. El camino más lindo -y empinado- es desde Monastiraki. Como pórtico de entrada se ingresa por los monumentales Propileos. Se pasa por el Templo de Atenea Niké, y a la derecha se erige el Partenón. A la izquierda se encuentra el Erecteión, sostenido por las seis célebres cariátides -aunque las que se están en la Acrópolis son reproducciones. Cinco de las originales están en el Museo de la Acrópolis y una en el British Museum-. Destacan otras estructuras que desafían el paso del tiempo, como el increíble Teatro de Dioniso.

Son muchos los sitios históricos significativos (istock)
Son muchos los sitios históricos significativos (istock)

Tickets: por 30 euros se puede comprar un ticket combinado que permite el ingreso a la Acrópolis y otros sitios como la Biblioteca de Adriano, el Ágora de Atenas y el Ágora Romana, Lykeion, entre otros. No incluye el ingreso al Museo de la Acrópolis.

Partenón

El Partenón es el símbolo máximo de Grecia (istock)
El Partenón es el símbolo máximo de Grecia (istock)

La joya máxima de la Acrópolis, el Partenón es el símbolo de la gloria de la Antigua Grecia. Es un templo dedicado a Atenea. Diseñado como monumento principal del sitio histórico, su construcción (447-432 a. C.) tuvo como objetivo principal alojar la gran estatua de oro de Atenea Partenos comisionada por Pericles. Considerada una de las maravillas del mundo antiguo, en el año 426 d.C. fue llevada a Constantinopla, donde desapareció. A lo largo de la historia, el Partenón funcionó como iglesia bizantina, iglesia latina y como mezquita musulmana y hasta sufrió una explosión. Hoy es visitada por millones de personas al año, y es una de las atracciones turísticas más reconocibles.

Plaka

Plaka, uno de los barrios más lindos de Atenas (istock)
Plaka, uno de los barrios más lindos de Atenas (istock)

Hoy Plaka está quizás más turístico de lo deseable, pero no por eso deja de ser uno de los barrios más lindos del centro de Atenas. Este antiguo vecindario del centro histórico respira vida y color, con restaurantes eclécticos, callecitas laberínticas, música, tabernas y bares. El barrio brilla a toda hora y para comer se recomienda escaparse de las calles principales y "meterse" para encontrar los verdaderos encantos atenienses.

Ágora romana

La Torre de los Vientos, en el Ágora romano de Atenas (istock)
La Torre de los Vientos, en el Ágora romano de Atenas (istock)

El Ágora romana era una plaza pública de Atenas. Mucho más pequeña que el Ágora de Atenas, este sitio ocupa un espacio rectangular de 111 metros por 98 metros. La Puerta de Atenea Arquegetis es la entrada occidental. También destacan el Propileo oriental, la mezquita de Fethiye, la fachada remanente del Agoranomion, la Torre de los Vientos y la Biblioteca de Adriano.

Museo de la Acrópolis

El Museo de la Acrópolis es una obra arquitectónica impresionante, y aloja los máximos tesoros de la Acrópolis (istock)
El Museo de la Acrópolis es una obra arquitectónica impresionante, y aloja los máximos tesoros de la Acrópolis (istock)

El modernista Museo de la Acrópolis -ubicado a los pies del sitio histórico- fue construido para albergar los tesoros de la Acrópolis -los que aún permanecen en manos griegas y no inglesas, vale aclarar- y protegerlos de la intemperie. Su colección cubre los períodos arcaico y romano de Atenas, el énfasis está puesto en la Acrópolis circa el siglo V a.C., considerado de manera casi unánime como la apoteosis del movimiento artístico griego.

Es un recorrido histórico fascinante, y muestra a las obras maestras en contexto, incluso con una reproducción a escala del Partenón. Aquí se encuentra la decoración del friso, las metopas y los frontones del edificio, dispuestas simulando su ubicación original. Además, como gran cantidad de sus tesoros originales se hallan en el Museo Británico -entre otras instituciones- copias de yeso fueron ordenadas de tal manera que el visitante no puede no compartir la indignación de los griegos ante semejantes saqueos.

Monastiraki

Monastiraki es uno de los barrios centrales más movidos de Atenas (istock)
Monastiraki es uno de los barrios centrales más movidos de Atenas (istock)

Este barrio que fue bautizado por la plaza Monastiraki es uno de los centros más movidos de Atenas, y uno de sus mayores distritos de compras. La homónima iglesia bizantina de Pantanassa, la mezquita otomana de Tzistarakis, las tiendas de ropa y el ir y venir constante de sus calles dejan entrever, por lo menos un poco, la rutina diaria de los atenienses, y su notoria paradoja de fastidio y resignación con los turistas, quizás una de las atracciones principales de la ciudad.

LEA MÁS: