Otitis perdió sus orejas debido a unos quistes inesperados que pusieron en riesgo su vida (Instagram)
Otitis perdió sus orejas debido a unos quistes inesperados que pusieron en riesgo su vida (Instagram)

Molly Lichtenwalner es una joven estudiante en Pensilvania que al crecer en una granja pasó su vida rodeada de animales y desarrolló un gran amor por ellos. Luego de un traumático accidente de auto, Molly fue diagnosticada con ansiedad severa y necesitaba algún medio para poder canalizarla. "Decidí que era hora de que adoptara un animal para que me ayude con mi ansiedad, porque nada me calmaba más que acurrucarme a una mascota", contó.

Otitis es un gato ya mayor que estuvo en grave riesgo de morir debido a dos quistes que inesperadamente aparecieron en sus orejas. Sus dueños anteriores, sabiendo que no podían soportar los costos de la operación o el tratamiento, lo pusieron al cuidado de la Feline Rescue Association en Baltimore, Estados Unidos. Allí Otitis recibió una cirugía y quedó sin orejas y, por lo tanto, sordo.

Hi new friends! Thanks for coming to my page! Check out my previous posts and link in my bio for some exciting news! 😻

Una publicación compartida de Otitis (@adventuresofotitis) el

En marzo de 2016 Molly ingresó a PetFinder -un sitio web para adoptar animales- y se cruzó con un gato llamado Otitis, un felino sin orejas que estaba buscando alguien que pudiera cuidarlo y brindarle cariño para siempre, fuera del hogar. Inmediatamente Molly supo que quería conocerlo. Ella ya había cuidado a un ovejero sordo y pensó que serían una pareja ideal. "Fui la primera persona en presentar una solicitud para adoptarlo".

Su dueña espera que su historia inspire a otras personas a adoptar gatos adultos (Insagram)
Su dueña espera que su historia inspire a otras personas a adoptar gatos adultos (Insagram)

Después de verlo en línea, Lichtenwalner visitó al gato en su hogar de crianza y ya no hizo falta pensarlo más. Se hicieron amigos al instante. Un día después de la adopción, Otitis pareció haber comprendido lo importante que era para Molly, y su dueña a la vez pudo entender lo importante que era para él.

"Él es mi animal de apoyo emocional y siempre me acurruca por la noche y cuando estoy muy estresada o tengo un ataque de pánico", dijo Molly. "Es lo único que puede calmarme a veces, es lo mejor que he hecho. Definitivamente él me rescató a mi, yo no lo rescaté".

Un año después del rescate, la cuenta de Instagram que creó Molly para contar cómo está Otitis tiene 12 mil seguidores y cientos de likes y comentarios en cada foto de sus aventuras. Lo más importante según ella es que esto inspiró a otras persona a adoptar animales ancianos y con necesidades especiales.

"Incluso hay gente se dirigió a mí personalmente para decirme que estaban planeando adoptar un gatito hasta que encontraron a Otitis, y ahora quieren adoptar un gato con necesidades", relató Molly emocionada. "Me llena el corazón que la gente esté amando su historia y compartiendo mi amor por él."

LEA MÁS: