Madeline Stuart junto a sus modelos en la pasarela de New York Fashion Week (Reuters)
Madeline Stuart junto a sus modelos en la pasarela de New York Fashion Week (Reuters)

Para muchos diseñadores presentar sus creaciones en Fashion Week es todo un hito en sus carreras, para Madeline Stuart es un hecho para celebrar. La joven australiana de 20 años con Síndrome Down conquistó otro de sus grandes sueños: convertirse en diseñadora de moda y lo hizo en la gran pasarela de Nueva York.

El nombre de su colorida propuesta, 21 Reasons Why,   un guiño a su cumpleaños número 21 y al cromosoma 21, característico de su condición. "Estoy tan feliz por el lanzamiento de mi marca personal", compartió emocionada en su red social con más de 131 mil seguidores.

Más de 20 modelos desfilaron las piezas creadas por la joven modista: crop tops, faldas, blusas estampadas, jeans, vestidos estampados, ideadas para el día a día. El maquillaje colorido en tonos azul, violeta y naranja con efecto glitter completaron los looks. Todas las prendas podrán comprarse a través de su sitio online.

Los diseños divertidos de la marca de Madeline Stuart (Reuters)
Los diseños divertidos de la marca de Madeline Stuart (Reuters)

"Ella tiene la última palabra en todo, realmente sabe lo que quiere al final", confesó Roseanne Stuart, madre de Madeline, directora y colaboradora de diseño.

Maddy- es fanática del mundo de la moda, y fue una de las primeras en debutar en la pasarela de Nueva York, ese fue el punta pie para una carrera que ya lleva más de dos años.

Fue la imagen de firmas de indumentaria, cosmética (Glossigirl) y accesorios (EverMaya )que buscan romper con todos los moldes.  "Ella ama desfilar y la apoyo en su sueño, pero para mí y para ella se trata de propagar el amor y educar a la gente", agregó la madre de Maddy.

La selfie con las modelos de Madeleine Stuart (Reuters)
La selfie con las modelos de Madeleine Stuart (Reuters)

Otro de los momentos memorables de su carrera fue cuando protagonizó una conmovedora sesión de fotos vestida de novia. Rixey Manor fue quién inmortalizó a la joven talento, en un escenario único y muy popular para las bodas en Virginia, EE UU. Fue precisamente Isadora Martin-Dye, dueña de este emblemático lugar, quien propuso a Madeline Stuart como musa.

LEA MÁS: