Se debe prestar atención al color del agua para saber si no está contaminada
Se debe prestar atención al color del agua para saber si no está contaminada

El uso de las piletas de natación suele estar relacionado al disfrute y a la relajación durante el verano. Sin embargo, están quienes las climatizan y las continúan usando durante la época invernal.

Hormigón, poliéster o acero son algunos de los elementos que más se usan para su armado y confección, y lograr conservarlos en un buen estado es importante para no invertir una y otra vez en su arreglo.

El agua puede contener diferentes tipos de bacterias si no se mantiene limpia
El agua puede contener diferentes tipos de bacterias si no se mantiene limpia

Pero lo estético no es lo único por lo que hay que preocuparse, ya que el agua de las piscinas suele ser una de las fuentes más comunes al momento de transmitir enfermedades como infecciones intestinales, otitis y conjuntivitis, entre otras.

"En las piletas de natación el agua estancada favorece la reproducción de hongos, bacterias y parásitos que afectan la salud de las personas, sobre todo en la zona de los ojos, oídos y pies", detallaron desde el Ministerio de Salud de la Nación.

María José Sánchez, directora de Vigilancia de Productos para la Salud de la ANMAT, explicó que "el agua de las piletas suele ensuciarse con gran facilidad por diversos factores como tierra, hojas, entre otros, pudiendo haberse desarrollado en ese medio, además, microorganismos".

Consejos para mantener la pileta limpia y libre de gérmenes

Utilizar los químicos correctos ayuda a preservar la calidad del agua
Utilizar los químicos correctos ayuda a preservar la calidad del agua

– Cloro: mantiene el agua libre de bacterias.

– PH del agua: debe tener un valor que vaya de los 7,2 a 7,6. Si es mayor o menor, la efectividad del cloro como germicida disminuye.

– Alguicidas: sirven para eliminar las algas, las cuales provocan que el agua se torne verdosa y que las paredes y el fondo de la pileta se vuelvan resbaladizos.

– Floculantes: se usan para el mantenimiento de las aguas que se han vuelto turbias.

– Sistema de filtrado: utilizarlo por lo menos cuatro horas al día y realizar la limpieza de filtro (retrolavado + enjuague) cada dos semanas.

– Mantenimiento de la Bomba: limpiar el canasto que se encuentra dentro de la bomba de formar habitual.

– Colocar los productos químicos después de la puesta del sol para lograr una mayor eficiencia.

LEA MÁS: