La ciudad se encuentra en el centro de México
La ciudad se encuentra en el centro de México

Por mucho tiempo la democracia se atribuyó a Europa exclusivamente, pero un nuevo descubrimiento reveló que en esta parte del mundo también existió un sistema social en el que los gobernantes no heredaban el rol de "jefe de estado" y eran elegidos por el pueblo, aunque -lógicamente- posee diferencias con los sistemas conocidos modernos.

Mucho antes de la conquista española, en Tlaxcala, México, un equipo de investigadores descubrió los restos arqueológicos de una ciudad, que se organizaba de manera colectiva, sin líderes absolutistas.

El trabajo, publicado en la revista Science, asegura que el liderazgo no era ganado por el voto, sino por un difícil rito de iniciación. O sea, había que ganarse el lugar a través de diferentes pruebas, ya que este proto-estado se financiaban a través de los impuestos que pagaba la comunidad y los habitantes tenían el derecho de exigir a sus gobernantes un correcto desempeño.

La organización urbanística difiere de todo los conocido en mesoamérica
La organización urbanística difiere de todo los conocido en mesoamérica

La ciudad, que fue construida alrededor del año 1250, tiene una estructura urbanística completamente diferente a todas las conocidas hasta el momento en mesoamérica. Las ciudades conocidas tenían una estructura similar a la mítica Tenochtitlán (enterrada bajo la capital de México), en el que se centraba un núcleo monumental de pirámides y plazas. En cambio, en Tlaxcalteca, las plazas se dispersaron por todos los barrios, sin un centro claro o jerarquía: los espacios públicos predominaban sobre los ostentosos palacios.

Lane Fargher, arqueólogo del instituto de investigación Cinvestav en Mérida (México) y líder del proyecto, sostuvo en el trabajo que el senado se encontraba en un edificio que él descubrió a las afueras. Allí alrededor de 100 personas tomaban todas las decisiones claves, tanto en lo militar como en lo económico.

"Hace 20 o 25 años, nadie habría aceptado que se organizó de esta manera", dijo a Science Fargher, quien excava en esta zona del centro de México desde 2007

Los senadores debían pasar un extricto ritual de iniciación
Los senadores debían pasar un extricto ritual de iniciación

Cómo era el proceso de selección

Convertirse en un miembro del senado no era para cualquiera. Para empezar, los candidatos debían comenzar sirviendo como soldados en algún conflicto bélico. Luego debían presentarse desnudos en medio de una plaza, donde eran abucheados y golpeados por la multitud.

Los que pasaban a la siguiente estancia tampoco lo tenían sencillo. Permanecían hasta dos años en un templo, donde bajo la instrucción de los sacerdotes, aprendían el código moral y legal de la ciudad. Allí también padecían flagelos para demostrar su entereza, que eran aptos para gobernar. Una vez que superaban esta fase, volvían a la vida social para formar parte del grupo de senadores.

Una organización rupturista 

Si bien los investigadores explicaron que no se trataba de una democracia plena, sí se regían por un poder compartido o colectivo, donde la economía se apoyaba en los impuestos internos y cualquiera podría convertirse en líder.

Este proto-estado tenía una política proteccionista
Este proto-estado tenía una política proteccionista

Una de las características más llamativas es que tenían una política económica proteccionista, hacían hincapié en la producción local por sobre las importaciones, y la brecha entre la élite y el pueblo era mucho más reducida que en el resto de las civilizaciones de la época. Sin embargo, como en todo sistema, lo que sucedía en el "extranjero" afectaba las decisiones internas y, de hecho, los mexicas, cuya capital se encontraba a 100 kilómetros de Tlaxcala, habían impulsado un bloqueo comercial sobre Tlaxcala.

"Durante mucho tiempo dentro de la arqueología buscábamos pistas de algún rey", cuenta el investigador Richard Blanton a Science. Ahora, los investigadores mirarán de manera diferente a los descubrimientos arqueológicos en esta región del planeta.

LEA MÁS: