Otros tiempos: Trump, feliz, el día de la inaguración de su estrella
Otros tiempos: Trump, feliz, el día de la inaguración de su estrella

Desde 2007, el presidente electo de los Estados Unidos ostenta una estrella con su nombre en el Paseo de la Fama. El honor se lo debe al programa de televisión que produjo, The Apprentice, un reality show en el que participaban entre 16 y 18 empresarios por 250 mil dólares en premios y un contrato para gerenciar una de las tantas empresas que posee el magnate.

Sin embargo, desde que Trump lanzó su candidatura como candidato republicano, su estrella hollywoodense -la número 2.327- padeció distintos tipos de rechazos: inscripciones, grafitis y repudios varios, algunos desde el ingenio y otros directamente de mal gusto.

La esvástica negra encima del nombre de Trump
La esvástica negra encima del nombre de Trump

En primer lugar, la estrella del flamante presidente norteamericano fue garabateada con una esvástica negra sobre su nombre ni bien comenzaron a subir el tono de sus frases racistas y xenófobas. Pero duró poco: la Cámara de Comercio de Hollywood, encargada del mantenimiento del Paseo de la Fama, borró la inscripción apenas reconoció su aparición.

A ella le siguió otra alteración; en este caso, un anónimo estadounidense indignado con la candidatura presidencial del magnate escribió agravios de todo tipo, y arriba de su nombre un pedido: "¡No lo vote!".

Distintos agravios sobre la estrella número 2.327 del Paseo de la Fama hollywoodense
Distintos agravios sobre la estrella número 2.327 del Paseo de la Fama hollywoodense

Además de tildarlo de "racista" y "maricón", el atacante también garabateó "Trump is a Crump", una frase que tiene dos significados posibles. Por un lado, "Crump" es una mezcla entre Trump y Ted Cruz, otro candidato republicano al que muchos consideraban igual de deficiente que el magnate. Por el otro, es un acrónimo de Careless Rarely Useful Meaningless Person, algo así como inútil o poco significante.

Otro rechazo que recibió la estrella número 2.327 vino de parte de un perro. Animado por su dueño, el can defecó sobre el homenaje y dejó su excremento a la vista de todos. La imagen pronto se viralizó en las redes sociales y, como era de prever, obtuvo aceptación y repudio casi en partes iguales.

El excremento del perro sobre la estrella de Hollywood
El excremento del perro sobre la estrella de Hollywood

Pero quizás la más original de las manifestaciones en contra de Donald Trump vino de parte de un artista anónimo que la mañana del 20 de julio, después de que Trump se convirtiera oficialmente en el candidato republicano por la presidencia de Estados Unidos, rodeó a la estrella con un muro, con obvia conexión a los cambios que Trump prometió en la frontera con México durante su campaña, con el objetivo de frenar la inmigración ilegal. "Prohibido el paso" indicaba la pared de 15 centímetros que rodeó por unas horas a la estrella del republicano.

El original muro rodeando la estrella
El original muro rodeando la estrella

Por último, a solo 13 días de las elecciones presidenciales, la estrella de Trump sufrió su golpe de gracia. Un hombre llamado James Lambert Otis, que estaba vestido como un obrero de la construcción, destrozó con un martillo la estrella del republicano y picó las letras en dorado con su nombre.

La estrella destrozada con un martillo
La estrella destrozada con un martillo

"Ha sido muy difícil. La piedra era como un mármol", señaló Otis después de violentar la estrella. A su vez, aseguró que su intención era recaudar dinero con la idea de defender a las mujeres que acusaron a Trump de abusador. De cualquier manera, desde la Cámara de Comercio de Hollywood afirmaron que la estrella ya se encuentra reparada casi en su totalidad, y que la expondrán nuevamente una vez que esté seca y pulida.

LEA MÁS: