Facultad de Derecho, perteneciente a la UBA (Shutterstock)
Facultad de Derecho, perteneciente a la UBA (Shutterstock)

Una vez más, la Universidad de Buenos Aires (UBA) ratificó su valía no solo a nivel nacional, sino también en la consideración mundial. El Ranking de Shanghai 2016, uno de los más prestigiosos medidores de nivel educativo, la destacó como uno de las mejores centros de estudios de lengua hispana.

Desde 2003, el ranking refleja en su listado, de manera anual, las 500 universidades top del globo. Para realizar la comparación se utilizan indicadores objetivos y datos propios, centrándose en la reputación y la producción investigadora.

Gabriel Capitelli, secretario de Relaciones Internacionales de la UBA, expresó el valor de este reconocimiento en diálogo con Infobae: "Los rankings los miramos, pero no es algo a lo que dediquemos tiempo. Pero un ranking que destaca a la UBA como la única argentina que figura y una de las primeras de habla hispana sin duda es un reconocimiento a la trayectoria de casi 200 años".

Los índices de medición son números de docentes y alumnos, cantidad de premios Nobel entre ex alumnos-aspecto que puede suponer hasta un 30% del resultado final-, cantidad de artículos publicados en revistas prestigiosas como Nature y Science, cantidad de veces que los investigadores de cada universidad son citados en trabajos de sus disciplinas y los fondos externos recaudados, entre otros.

La UBA es la única argentina presente y está ubicada en el lote de los puestos 151-200. En la Latinoamérica hispanoparlante continúa en la vanguardia, ya que solo es superada en la región por la Universidad de Sao Paulo. La otra casa de estudios que ocupa el mismo nivel es la Universidad Nacional Autónoma de México.

"Nosotros estamos en el segmento entre 151 y 200, ahí también está la U.N.A.M. y la Universidad de Barcelona, y en ese segmento el ranking se hace por orden alfabético, por lo tanto hemos conservado esta posición. No precisa el ranking quién está por encima y quién está por debajo de las tres", explicó Capitelli, a la vez que resaltó que entre los mejores valores de la facultad nacional se encuentran "la cantidad de premios nobel, la cantidad de profesores y las publicaciones a nivel internacional, que tiene que ver con la generación de conocimientos".

Como desde su primera edición, esta clasificación vuelve a estar encabezada por Harvard. El podio lo completan Stanford y Berkeley. Entre las 500 mejores de la edición de 2016 se encuentran 204 universidades europeas y 165 americanas, de las que 137 están en Estados Unidos. Hay otras 126 de Asia y Oceanía y las cinco restantes son africanas.

"Nosotros tenemos ingreso libre, es una universidad pública, gratuita y de ingreso irrestricto. Es muy difícil comparar porque en el top 100 hay otras del mundo que son públicas, pero aranceladas. Y tenemos una cantidad de alumnos que está por encima de cualquiera de las universidades citadas, entonces hay algunos valores que pueden estar distorsionados. Es decir mezclan diferentes realidades", dijo el secretario.

Tal vez la falla más importante del Ranking de Shanghai es no evaluar la extensión universitaria, concepto ideológico fundamental para una universidad pública: "Los pilares son el académico, el de investigación y el de extensión universitaria, que es la misión de toda universidad pública, no solamente para formar profesionales sino también para solucionarle problemas a la gente. Y en estos rankings la extensión no está contemplada. Es uno de los puntos que decimos que debería estar contemplado".

"Los rankings no son ni buenos ni malos, son en última instancia fotos determinadas que toman parámetros especiales. No es que nos cambia la vida, pero posiciona a la UBA como una de las más importantes del mundo", concluyó Capitelli.