Facundo Manes es reconocido en la Argentina y en el mundo por la neurobiología de los procesos mentales
Facundo Manes es reconocido en la Argentina y en el mundo por la neurobiología de los procesos mentales

Es difícil a esta altura que algún argentino no conozca al neurocientífico Facundo Manes. El es quien enseñó y amplificó para el saber popular que el cerebro no sólo es el es el mayor órgano del sistema nervioso central y que forma parte del centro de control de todo el cuerpo; sino que además sabemos muy poco de sobre el. Por eso depositó toda su pasión y su saber en un área concreta de investigación: la neurobiología de los procesos mentales.

Manes nació en Quilmes y creció en Arroyo Dulce y Salto. Es neurólogo, neurocientífico y rector de la Universidad Favaloro. Se graduó en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires y de Doctor en Ciencias en la University of Cambridge (Inglaterra). Creó INECO (Instituto de Neurología Cognitiva) y el Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro. Su currículum es realmente interesante, frondoso y rebalsa prestigio. Es autor de los libros Usar el cerebro y El cerebro argentino. Cree en la importancia de la divulgación científica en la sociedad y está convencido de que la riqueza de un país se mide por el capital humano, la educación, la ciencia y la tecnología, y que allí está la base del desarrollo social.

En diálogo con Infobae Facundo Manes explicó cuando le solicitamos que elija sus 10 libros favoritos: "Elegir 10 libros es un desafío porque parecen muchos en principio y al final terminan siendo pocos. Cuando uno elige y decide darlo a conocer, intenta que cada libro sea significativo -que la elección esté justificada- y que sea representativo de otros tanto de libros". Aquí los diez libros favoritos de Facundo Manes:

1-La ignorancia, de Milan Kundera

 
La Ignorancia, de Milan Kundera
La Ignorancia, de Milan Kundera

Elijo este libro por el interés que siempre me produjeron las obras de este autor checo, famoso mundialmente por La insoportable levedad del ser, y esta, en particular, por la reflexión que propone sobre el olvido y la memoria, sobre los viajes y el regreso al país de origen.

2-Facundo, de Domingo Faustino Sarmiento

Es una obra clave en nuestra literatura y como todo "monumento" nos ayuda a comprender nuestro pasado, nuestro presente y también el futuro. Además Sarmiento es uno de los intelectuales y políticos claves de nuestra historia que pudo pensar y hacer no como prácticas opuestas, sino más bien complementarias.

3- Un antropólogo en Marte, de Oliver Sacks.

Podrían ser otros del mismo autor, porque no solo daba cuenta en cada uno de estos libros de su talento para contar historias, sino también para indagar sobre los sentimientos de los seres humanos detrás de las enfermedades neurológicas.  Como expresé en una nota cuando falleció, un hombre que ayudó a que la gente viviera mejor.

4-El nombre de la rosa, de Umberto Eco.

Este libro complejo y riquísimo nos permitió a mí y a los millones que lo leyeron en el mundo conocer más el mundo del medioevo, introducirnos como si formáramos parte de la trama policial y también reflexionar sobre las ciencias del lenguaje, de las cuales el autor italiano también fue un eximio especialista.

5-Confieso que he vivido, de Pablo Neruda / Steve Jobs, de Walter Isaac.

Las grandes transformaciones sociales son posibles a través de "grandes seres humanos" que las encarnan. Me gusta mucho por eso leer libros de biografías y elijo dos entre tantos porque se tratan de dos esferas distintas pero siempre fascinantes.

6-El jugador, de Fedor Dostoievsky

 

Por mi formación y mi trabajo me interesa mucho leer libros de neurociencias pero sé que la literatura muchas veces permite abordar de otra manera las grandes preguntas de la ciencia o la filosofía. Por ejemplo, este libro del genial autor ruso, que indaga sobre la psicología de las personas adictas.

7- Viaje al centro de la Tierra, de Julio Verne

Es una metáfora del despertar a la aventura del descubrimiento y del mundo científico. También de la relación con los maestros. Recuerdo que lo leí en la adolescencia y, como dice la ciencia, uno recuerda lo que emociona.

8- Ana, la de tejas verdes, de L. M. Montgomery

Fue uno de los libros favoritos de mis hijos. Leérselos cuando eran más pequeños es uno de los momentos compartidos que atesoro.

9- Nunca más,  Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP)

Representó para nuestra generación la denuncia descarnada del terrorismo de Estado, una radiografía del pasado reciente más trágico de nuestro país. Este libro además cumplió (y cumple) la imprescindible función de tenerlo presente para que jamás vuelva a repetirse.

10- El origen de las especies, de Charles Darwin

Tomo este libro como homenaje pero podrían ser muchos otros libros científicos porque resulta fundamental que el conocimiento científico esté disponible. Los dilemas, investigaciones y avances de la ciencia deben ser conocidos y debatidos por toda la sociedad.