Como era previsible, la tan esperada mediación entre Diego Latorre (47) y Natacha Jaitt (41) terminó con un acuerdo de confidencialidad entre ambos, pero sin la palabra de ninguno de los protagonistas. Sin embargo, el que sí habló fue Fernando Burlando (52), el representante legal de la familia del ex jugador de Boca.

"Se pudo acordar para vivir armoniosamente, sin ataques, yo creo que dimos un paso importante para que reine la paz", expresó el reconocido abogado, quien desmintió categóricamente las versiones que hablaban de un acuerdo económico para silenciar a Natacha.

"No hubo dinero de por medio", recalcó Burlando, quien detalló que quien viole los términos del acuerdo quedará expuesto, por lo pronto, a severas multas económicas. "En principio habría multas importantes, de más de 35 mil pesos", destacó, para luego aclarar los alcances de la medida.

"Si vos me decís este muchacho o esta muchacha se sabe de quién se habla, no es tan fácil eludir a la Justicia, sino nos tratan a todos de tarados. Tal vez Ulises (Jaitt) todavía no tomó conocimiento del acuerdo que se firmó", se explayó el letrado, para quien se trata de "un tema terminado".

"No solamente no son de buen gusto aquellas referencias de Natacha al dinero, que yo sé por qué lo dijo. Uno lo interpretó de la mejor manera, pero si uno hubiese sido malicioso estaríamos hablando de una situación de extorsión", afirmó con respecto a las constantes amenazas de la conductora radial sobre que estaba dispuesta a dar a conocer ciertas intimidades de su relación con Latorre a cambio de determinada suma de dinero.

Consultado sobre el tuit de Jaitt haciendo alusión a que no podía hablar pero sí escribir un libro, afirmó: "Natacha es así, es una extremista de los medios, una subversiva de los medios. Yo creo que tiene que ver con el contenido de cosas que puede decir, que puede saber, pero dentro de toda esta situación también está incluida la posibilidad de escribir".

Por último, el hombre de la justicia hizo alusión a la situación personal de su cliente. "Yo creo que Diego está conforme, pero muy golpeado. Yo lo veo derrumbado, acongojado, preocupado por su familia, por sus hijos. Con otro carácter, Yanina está igual, con el agravante que cuando uno está en la cresta de la ola pierde la sensibilidad de lo que le estaba pasando. Hay situaciones que cuando le tocan a uno les es difícil analizarlas", concluyó al respecto.

LEA MAS