Karina Jelinek se refirió a su hermano Adolfo, quien se encuentra prófugo luego de haber sido condenado a cuatro años de prisión por comercialización de drogas. "Fito", está desaparecido hace meses, situación que a ella la pone mal.

"Es muy buena persona, pero como toda persona se equivocó y no soy quién para juzgarlo", dijo la modelo en Desayuno Americano y luego se puso del lado de la Justicia: "Él como buena persona que es va a cumplir lo que tenga que cumplir".

Además, aseguró sentirse triste con la situación: "Estaba en una etapa feliz de mi vida, me costó mucho llegar, no somos una familia perfecta y está bueno que la gente se entere de que mi vida no es perfecta. Día a día lucho para que mi mamá y mi papá estén felices, gracias a Dios están casados hace años, somos una familia normal de clase media".

Aunque quiere a Adolfo, prefiere no apañarlo: "Lo que haga mi hermano es… yo soy la menor, fui como una segunda madre, pero hay un límite, no lo voy a consentir en todo. Es verdad que consumió drogas, pero gracias a Dios salió de eso, hace mucho que no lo veo. Lo apoyo, pero hay un límite".

En el 2014 la Justicia condenó de Adolfo Jelinek a cuatro años de prisión por comercialización de drogas, a la espera de una sentencia firme, hecho que ocurrió en el 2015. Su abogado defensor había pedido que el hermano de la modelo cumpliera su penitencia en un centro de rehabilitación, pero al momento del traslado, se perdió su rastro y hace meses que nadie sabe nada de él.