Testigos (øvyetine, su título original) es una propuesta que llega desde Noruega. Dos amigos adolescentes están en un bosque, por la noche, haciendo piruetas con motos hasta que deciden descansar en una pequeña casita que sirve de refugio. Entre un café y otro, bromas y charlas, comienzan a besarse. Uno de ellos es gay y el otro tiene dudas con respecto a su sexualidad. Inmediatamente oyen el ruido de unos autos, Se asoman por la ventana y ven cómo un hombre que estaba amordazado en un baúl, se libera y mata a todos. Ellos logran escapar, pero el asesino vio sus caras y se convierten en testigos del hecho. En Argentina se emitió por el canal Europa, Europa. La serie es un policial al estilo The Killing que no sólo perseguía a un asesino, sino que relataba la vida en un pueblo chico: aquí vemos cómo es ser adolescente en Noruega, la sexualidad, las familias ensambladas, el rol de la policía. Una serie para los amantes y seguidores del género.

De Dinamarca llega The Legacy, un país que nos supo "regalar" la joyita de Borgen. Esta ficción nos muestra un drama familiar basado básicamente basado en la vida los hermanos Grønnegaard. Luego de la muerte de su madre, deberán superar el duelo y comenzarán a sacar los trapitos al sol. Así nacerá la lucha por la herencia. Uno de los actores principales de la serie es Carsten Bjørnlund, que ya lo vimos como director de la escuela en la serie Rita.

Jordskott llega desde Suecia y es un policial con una mezcla de thriller psicológico. Cuenta la historia de la detective Eva Thörnblad, que luego de que su hija desapareció hace 7 años en un bosque, regresa al lugar del hecho para investigar otro caso, el de un niño del cual también se desconoce su paradero. Ella tratará de encontrar algún nexo entre ambas historias.

Estas son tres propuestas diferentes para quienes tal vez estén saturados de las series estadounidenses y desean cambiar de esquema de ficciones.