De la mano de la imitación, se consagró como uno de los grandes del humor de la década del 80. Inclusive, muchos lo recuerdan como el "dueño" de una galería de más de 100 personajes a los que lograba reproducir de un modo sorprendente. Sin embargo, Carlos Russo, de él se trata, vive una realidad completamente alejada de los éxitos: enfermo y abandonado, necesita ayuda para sobrellevar un cáncer de pulmón y en los huesos que padece desde hace un tiempo.

La situación del humorista se conoció este miércoles a través de Infama, donde Pía Shaw y Denise Dumas detallaron que Carlos está necesitando, particularmente, una cama ortopédica para poder afrontar esta enfermedad de la mejor manera posible.

LEA MÁS

Según reveló Luis Ventura, el imitador suple hoy la ausencia de ese elemento con "camas improvisadas", que intentan ser acondicionadas con almohadones. "Esto le genera una consecuencia postural, con dolores que no debería estar sufriendo", agregó el periodista.

Enterada de la situación, Carmen Barbieri se comunicó con la producción del programa para tratar de ayudar a Russo, quien no tiene familia y solo cuenta con la asistencia de sus amigos, como Daniel Ciana, quien decidió apelar a las redes sociales para difundir la historia del imitador.