Para sorpresa de muchos, Steve Harvey volvió a ser elegido conductor de la final de Miss Universo, a pesar del insólito blooper que protagonizó en la última edición, cuando consagró a la colombiana Ariadna Gutiérrez, y luego se le otorgó la tiara a la filipina Pia Wurtzbach.

En la 65° edición del certamen, llevada a cabo en Manila, Filipinas, Harvey se volvió a hacer cargo de la conducción. Y, a pesar de haber estado en boca de todo el mundo por su error, se lo tomó con mucho humor.

"Bienvenidos a Miss Universo. Vamos a salir de esto primero: sé lo que están pensando, 'Ése es el mismo tipo del año pasado. ¿Trajeron otra vez al mismo tipo del año pasado?' Sí, soy yo, estoy de regreso", dijo el conductor al inicio de la transmisión.

Y agregó: "Ha sido un largo camino para llegar hasta aquí. Pagué un precio muy caro, pero cuando uno se equivoca hay que seguir avanzando, hay que seguir para adelante".

Luego, se recordó el blooper con un video. Y él volvió a bromear: "No les pedí que repitieran lo que ocurrió el año pasado, no sé a quién se le habrá ocurrido". Al recibir sobre el escenario a la última ganadora, dijo: "Pia, éste es tu país, es un momento excepcional, es maravilloso verte de nuevo. La última vez que estuvimos aquí fuiste primera finalista durante 28 segundos. Esa noche fue una locura".