(NA)
(NA)

"¿Quien mueve así los hilos en los gobiernos?", se pregunta el Indio Solari en "¡Todos a los botes!" (El Perfume de la Tempestad, 2010) respecto de aquello que sucede en los estratos dirigentes. A diferencia de muchos artistas que prefieren no hablar de política o de la actualidad del país por temor a que sus fans se incomoden, el ex Redondos es diferente. Ya se observa en su obra una pretensión de ir más allá que hacer arte para simplemente mostrar sus sentimientos. Cuando canta dice, al igual que en las entrevistas, da su postura.

Respecto a su vínculo con el kirchnerismo, expicó que la relación que tejió con dirigentes como Aníbal Ferández fue "como seres, no como políticos", y agregó, en diálogo con la revista RollingStone: "Yo inclusive estuve bastante de acuerdo con la política de estos últimos años (…) Las medidas que tomaban me parece que renovaban más el producto bruto de la gente que lo que está pasando ahora. Y lo que está pasando ahora se sabía. Se sabía lo que iba a pasar (…) Cuando manifestás tu simpatía y hay resonancia, enseguida vienen unos tipos a decirte que hay que militar (…) No me rompas las pelotas, yo soy un francotirador en el mejor de los casos. No me metas en la tropa que yo soy solitario".

"El artista no puede ser militante. El artista no tiene que creer en el sentido común de la sociedad", dijo e incisivo y sin vueltas, continuó: "'La única verdad es la realidad', bueno, ¿qué querés que te diga? Al señor [Juan Domingo Perón] yo lo respeto mucho, fue un estadista sinceramente. Pero eso lo dijo para la gilada y lo tomó todo el mundo como si fuera una verdad, ¿que la única verdad es la realidad? ¡¿Qué me estás diciendo?! ¿De qué verdad estás hablando vos que yo desconozco? ¿Es tu verdad la misma que la mía? ¿Tus anhelos son iguales a los míos? Y bueno, si creen que hay una realidad para todos, no es así", siguió.

"Atrás de la corporación hay un círculo rojo, según me enteré ahora. Todos lo sabíamos, pero un Presidente no debe decir una cosa así. Se supone que él es nuestro representante. Ese es el contrato social. El contrato social es que delegamos en el Estado la libertad de juzgarnos en vez de aplicar nosotros el ojo por ojo. Entonces hay un Estado, con equidad de los jueces", comentó irónico, entre risas, y sentenció que el Mercosur "desapareció. ¿Eso es obra de magia? No, es obra del poder del imperio. Tiene todos los medios de comunicación y la gente cree cualquier batata. Cualquier batata es posible".

El Indio Solari en la tapa de diciembre de la revista RollingStone
El Indio Solari en la tapa de diciembre de la revista RollingStone

Su vitalidad frente al mal de Parkinson

"Mr. Parkinson me está pisando los talones, pero acá estoy", dijo en marzo de este año el Indio Solari, micrófono en mano, a las 200 mil personas que lo alentaban desde un Hipódromo tandilense rebalsado. Efectivamente, mal de Parkinson es la enfermedad que padece el ex Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota –confirmada por Infobae en junio de 2015– y que aqueja su salud. Sin embargo, Solari no se detiene: dará un show para 2017, será el 11 de marzo en Olavarría.

Este jueves 1º de diciembre volvió a referirse al tema. "Cuando tenés una enfermedad así, el reloj empieza a funcionar", dijo y contó que cambió sus hábitos y rutinas para abocarse a una mejor calidad de vida: "Realmente lo que yo estoy necesitando es contrarrestar el problema que tengo". Dos veces por semana practica hatha yoga con una instructora, y tres veces por semana es asistido por un kinesiólogo que "te exige como si fueras un jugador de fútbol", según define. Además, hace natación todas las noches antes de cenar.

Esa vitalidad, ese pulso que lo mantiene activo, también se refleja en sus ganas de salir a tocar: "Cada directo es una prueba, por eso digo que no tengo un futuro muy largo. Al menos arriba del escenario. Porque para esta enfermedad todavía no hay cura, te mantienen, medianamente. Las últimas veces ya estaba enfermo, y cuando creía que no, ya estaba enfermo también. Y no tenía tratamiento y no estaba haciendo nada de lo que estoy haciendo. Tengo fe en este momento, pero no puedo hacer seis shows en el año".

Por eso trabaja, piensa, vaticina, proyecta y crea. Siempre hacia adelante, como una forma de no apagarse. ¿Cómo compone? "Yo necesito primero un título que me estimule, como cuando escribís un libro. Entonces ahí empiezo a 'cranear', o a buscar en mis cuadernos, que tengo doce millones. Porque yo escribo en lo que llamo 'la cantera': escribo cosas que se me ocurren, sueltas. A veces porque creo que son ingeniosas, a veces porque creo que me representan, qué sé yo."

(NA)
(NA)

Creatividad más allá de la música

Pero no sólo hay música en su cabeza, también literatura e ilustraciones. Está trabajando en dos libros: uno de memorias que llevará como título Los recuerdos mienten un poco, que lo trabajará con el periodista y escritor Marcelo Figueras; y una novela gráfica que tendrá el nombre de El delito americano.

La vitalidad del Indio no se detiene -no teme en salir a criticar al Gobierno actual, piropear panelistas o presentar un documental– y ya piensa en cómo será su nuevo disco. En su inspiración está David Bowie, fallecido en enero de este año.

"La última obra debe ser impresionante, cuando no tengo nada que perder. Y eso es lo que hizo Bowie, una obra maestra", dijo sobre Blackstar, el disco que el británico editó dos días antes de morir, y agregó: "Los primeros diez minutos de ese disco son impresionantes, los coros, ese saxo free, la voz de él, los videos… Lo que son los videos. Son de un dramatismo… Un tipo que hizo gala de su belleza, explotándola toda la vida, que de pronto se pone una máscara y se la saca… Es una maravilla, una liberación total, '¡Es mi última obra!'".