Ridley Scott, tiene casi ochenta años, y filma más que cuando tenía treinta o cuarenta. En los últimos tiempos se ha convertido en uno de los cineastas más prolíficos, estrenando a razón de una película por año. Y no cualquier tipo de filmes, sino grandes superproducciones como Alien: Covenant que llega a las salas por estos días.

La película, es una secuela de Prometeo y un nuevo capítulo de la serie Alien, que él mismo comenzó allá por 1979.

Scott, fanático de la ciencia ficción, vuelve a recrear los climas y la atmósfera de Alien: el octavo pasajero, pero ahora ayudado por las nuevas tecnologías y los efectos de última generación.

En Londres, nos recibió a solas para hablarnos de este nuevo episodio de la serie, de su trabajo con H.R. Giger y del futuro de Alien en el cine.